Sin agua, en 60 años

En los próximos 15 años, cada habitante de la Ciudad de México tendrá disponibilidad para 136 metros cúbicos de agua renovable al año, mucho menos que Tabasco y Chiapas

FOTO: Cuartoscuro
FOTO: Cuartoscuro

El crecimiento demográfico de la Ciudad de México y la sobreexplotación de los acuíferos que la abastecen de agua harán que en un máximo de 60 años la capital mexicana se quede sin este recurso natural, alertó el director de la iniciativa Agua Capital, Eduardo Vázquez.

 

Sin duda alguna, el principal problema que enfrentamos a nivel Valle de México tiene que ver con la inmensa sobreexplotación que sufre el acuífero, un sistema de siete o cinco cuerpos de agua, que, en una línea de tiempo, tiene una vida útil aproximada de entre 50 y 60 años, sostiene.

 

La estimación de Vázquez parte de las estadísticas de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) en las que la región donde se encuentra la Ciudad de México es la que tiene la prospectiva menos alentadora para las siguientes décadas.

Según las cifras de Conagua, tan sólo en los próximos 15 años, cada habitante de la Ciudad de México tendrá disponibilidad para 136 metros cúbicos de agua renovable al año (unos 136 mil litros), mientras que en la región que abarca Chiapas y Tabasco, cada habitante tendrá acceso a unos 16.3 millones de litros por año. Y la cifra desciende año con año.

 

Al hablar de la gran explotación que sufren los acuíferos, estamos extrayendo el doble del agua que se recarga de manera natural en este espacio y eso genera un desbalance hídrico que lo podemos ver en los efectos de los hundimientos en la ciudad, sostiene Vázquez.

 

La región del Valle de México tiene una disponibilidad media natural de 3.4 billones de litros de agua al año, de los cuales sólo se recargan 2.3 billones de litros año.

Incluso, esta región es la única del país en donde sus habitantes tienen acceso a menos de 500 metros cúbicos de agua al año.

En el caso del Valle de México de las 14 fuentes de agua en listas por la Conagua, cuatro se encuentran en niveles de sobreexplotación, es decir casi una tercera parte, mientras que a nivel nacional sólo 106 de los 653 acuíferos son sobre explotados, apenas el 15 por ciento.

 

Su sobreexplotación ocasiona el abatimiento de los niveles freáticos, el hundimiento del terreno y puede causar afectaciones difícilmente reversibles a los ecosistemas y a la sociedad, explica la Conagua en la versión más reciente del Atlas del Agua.

 

Una de las principales tareas de la iniciativa Agua Capital es promover el suelo de conservación en el Valle de México, en busca de reestablecer el balance hídrico en la capital.

 

El suelo de conservación, que es la mitad de la superficie de la Ciudad de México, es donde principalmente se recargan los acuíferos en proceso de infiltración y por eso es tan importante proteger la cobertura forestal de los cinturones verdes en la ciudad, dijo el especialista. del agua se envía para el consumo urbano. 86% del líquido de la cuenca es para uso agrícola. 8%

 

POR IVÁN RAMÍREZ

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
CDMXLA MÁS GRANDE. La alcaldía con más accidentes es Iztapalapa con 271 percances viales de este tipo; le siguen Gustavo A. Madero con 271 y Cuauhtémoc, con 249. Foto: Cuartoscuro

Domingo, el día más accidentado