Se enfocan en casos de alto impacto

García Harfuch acude a la primera reunión del gabinete de seguridad

García Harfuch escuchó las instrucciones de Sheinbaum.FOTO: ESPECIAL
García Harfuch escuchó las instrucciones de Sheinbaum.FOTO: ESPECIAL

La encomienda de Omar García Harfuch como nuevo jefe general de la Policía de Investigación (PI) de la CDMX es atender con urgencia los casos sensibles y de alto impacto, entre ellos, los asesinatos de Norberto Ronquillo, secuestrado, y Hugo Leonardo Avendaño.

García Harfuch dejó la Agencia de Investigación Criminal federal para ocupar una doble tarea en la administración Claudia Sheinbaum, pues también será coordinador de Inteligencia del Gabinete de Seguridad y Procuración de Justicia, que todos los días sesiona a primera hora.

Ayer por la mañana, el nuevo zar antisecuestros tuvo su primera reunión del Gabinete de Seguridad y Procuración de Justicia, donde la instrucción de Sheinbaum fue puntual: avanzar en las investigaciones de casos relevantes, que sean con celeridad, apegadas a derecho y dejar en claro que no puede haber impunidad.

El nuevo responsable de la PI recién está armando equipo, afinado la incorporación de al menos cuatro elementos de quienes estuvieron con él en la Agencia de Investigación Criminal, expertos en el tema de secuestros, pero que ahora deberán estar en la Fiscalía Especial.

El anterior director de la PI, Bernardo Gómez, quien llevaba las investigaciones del secuestro del estudiante Norberto Ronquillo y el asesinato del universitario Leonardo Avendaño, fue enviado reforzar la Formación Policial en la Secretaria de Seguridad Ciudadana, cuyo equipo también fue desmantelado al llegar el nuevo gobierno.

Y en esa tarea, la mandataria capitalina canceló su actividad sabatina de Tequio, de limpieza y recuperación urbana de zonas abandonadas, para reunirse con los mandos de la policía de investigación y mandos de seguridad.

Pero personas presentes en la reunión revelaron que literalmente se advirtió de la necesidad de dar resultados y mostrar que no habrá impunidad.

Ayer, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México solicitó una alerta migratoria contra un sacerdote, presuntamente involucrado en el asesinato de Hugo Leonardo Avendaño Chávez, ante el riesgo de que huya del país.

Por Manuel Durán 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
CDMXAcosta Ruiz ha trabajado en la alcaldía
en las últimas tres administraciones. Foto: Cuartoscuro

El alcalde desdeña el deporte