Se capacitan integralmente vs. la violencia

Mariposas Negras da una opción de emancipación a mujeres que sufren agresiones en la calle y en el metro

Una mujer en riesgo debe reaccionar rápido y con potencia. Foto: Leslie Pérez / El Heraldo de México
Una mujer en riesgo debe reaccionar rápido y con potencia. Foto: Leslie Pérez / El Heraldo de México

Ante la agudización de la violencia contra las mujeres en la CDMX y los intentos de secuestro, agresiones y acoso en las inmediaciones y en las instalaciones del Metro, algunas de ellas encontraron una alternativa: el Centro Mariposas Negras.

Inaugurado hace cuatro años en Azcapotzalco por Carlos Ramírez Castañeda, el lugar ofrece a mujeres de alcaldías como Iztapalapa, Benito Juárez, Azcapotzalco, Tlalpan, Tláhuac y Cuauhtémoc una capacitación integral para defenderse, resguardarse y documentarse ante una situación de agresión.

Hay tres situaciones de violencia recurrentes a las que se enfrentan las mujeres: acoso en transporte público, sexting y ciberacoso, aseguró Ramírez, maestro en Derecho y Nuevas Tecnologías por la Universidad de Santiago de Compostela y experto en taekwondo.

Ramírez dio vida al lugar luego de escuchar testimonios de mujeres sobre ataques y robos a mano armada sufridos en el trasporte público.

La situación de violencia en la capital no es reciente, pero sí se han incrementado los incidentes que vulneran a las mujeres. Fue entonces que me di a la tarea de crear una metodología, no sólo de preparación física, sino en materia legal y en ciberdelitos; mientras más preparación tengan, más podrán defenderse, puntualizó.

Las mujeres que capacita y entrena se dan cita una vez por semana para tomar el curso de defensa personal, el cual tiene un costo de 300 pesos al mes, sin embargo, cuando de ayudar se trata, si alguna chica está en una situación de violencia y no tiene recursos, puede contactarnos. Lo que más nos importa es que todas puedan vivir seguras y en paz, señaló Ramírez. quien en varias ocasiones les ha facilitado el transporte para que las mujeres asistan a los seminarios.

Carlos Ramírez Castañeda enseña cómo actuar en caso de un ataque sexual. Foto: Leslie Pérez

Con guantes para proteger los nudillos como único requisito, las estudiantes aprenden a manejar el estrés, a improvisar armas con objetos caseros, a manipular punzocortantes y estudian el comportamiento psicológico de los criminales y acosadores.

En una ocasión me tocó en las escaleras del Metro, yo usaba un vestido y sentí que un hombre iba tras de mí, me di cuenta que me iba grabando porque al momento de subir la escalera, su celular chocó con mi entrepierna, le grité, le arrebaté el móvil y confirmé que me había tomado fotografías, había personas que se dieron cuenta y nadie me alertó, al momento en que decidí enfrentarlo, la que quedó mal fui yo, ningún policía se acercó, narró Cointia Rosas, alumna de Mariposas Negras.

Ramírez menciona que en redes sociales circulan miles de falsos tips, los cuales pueden aumentar el riesgo a la hora de enfrentarse con un delincuente.

Aprender a defenderte, no caminar distraída, checar el entorno y si te toca pelear, hazlo por tu vida, las cosas materiales son recuperables, la integridad física, psicológica y sexual, no.

 

Mariana, una de las alumnas con mayor antigüedad, se ha enfrentado varias veces a situaciones de acoso en el transporte colectivo, nunca había realizado actividades físicas y me paralizaba ante la situación de riesgo, no sabía cómo reaccionar, qué hacer. Una mañana rumbo al trabajo, en uno de los vagones exclusivos para mujeres, un sujeto iba masturbándose, otra chica me tomó del brazo para alertarme, salimos rápido, buscamos ayuda, nadie hizo nada.

 

Por Leslie Pérez / Texto y fotos

jrr

 

 

¿Te gustó este contenido?