Personal de Liconsa vende el lácteo a no beneficiarios

Liconsa. Foto: Cuartoscuro
Liconsa. Foto: Cuartoscuro
Netlog

Las dotaciones de lácteo de la Lechería Liconsa 0920019400, ubicada en la calle 617, de la colonia San Juan de Aragón, por las que no acuden sus beneficiarios, son ofertadas en la vía pública por el mismo personal del programa.

Sin embargo, no solicitan la tarjeta de beneficiario, cuyas reglas de operación establecen que la venta debe ser exclusiva- mente para los afiliados.

En la calle 631 se pudo observar una camioneta Chrysler Voyaguer blanca con la cajuela abierta y en su interior al menos 40 bolsas de leche de dos litros cada una, que eran ofrecidas al mismo costo que en la tienda de la paraestatal: 5.50 pesos por litro.

De acuerdo con la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), el programa otorga una dotación de leche fortificada y con alto valor nutricional, a un precio preferencial por litro, transfiriendo un margen de ahorro al hogar beneficiario, generado por la diferencia entre el precio de la leche Liconsa y el de la leche comercial.

Liconsa

Quienes realizan la venta irregular se identificaron como personal de la lechería, mientras en la vía pública gritaban ofertando el producto del programa que surgió como un apoyo para personas vulnerables, y que es de los que tienen mejor aprobación en México.

Hemos estado aquí a diario porque la gente no va por leche. VENDEDORA ANÓNIMA

De acuerdo con la encuesta Pobreza en México, del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados al menos 70.7 por ciento de los ciudadanos del país aprobó los beneficios obtenidos.

Pero los programas de operación establecen que los afiliados son personas con un nivel socioeconómico precario en cuyo hogar haya niñas y niños de seis meses a 12 años, así como mujeres embarazadas o en etapa de lactancia, y personas con alguna discapacidad y adultos mayores.

Según explicaron las vendedoras la medida la tomaron porque se les estaba quedando mucha leche, pues la gente no iba a recogerla. Hemos estado aquí diario. No va la gente, ahorita como andan formadas con lo de los uniformes no van, dijo una de ellas.

El Programa de Abasto Social de Leche Liconsa, que a nivel nacional beneficia a 6.3 mil millones, está a cargo de Héctor Pablo Ramírez Puga, y depende de la Sedesol, encabezada por Luis Enrique Miranda, debe ser vigilado por los gerentes. En el caso de la capital son dos: gerencia metropolitana norte y gerencia metropolitana sur.

En la ciudad hay un total de 546 lecherías, la mayoría con- centrada en las delegaciones Iztapalapa (100) y Gustavo A. Madero (79), en esta última se registra la venta irregular.

POR LIZETH GÓMEZ DE ANDA

LIZETH.GOMEZ@HERALDOIDEMEXICO.COM.MX

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso