‘Ni pagando hallas gasolina’

Encontrarla se convirtió en una odisea

Alberto y su acompañante son el motor de su vehículo. Foto: Arturo Vega / El Heraldo de México
Alberto y su acompañante son el motor de su vehículo. Foto: Arturo Vega / El Heraldo de México

Sobre la carretera México–Toluca, a la entrada del municipio de Lerma, se forma una fila de automóviles. Entre ellos, destaca un auto compacto rojo que por más intentos que hace su conductor, no logra seguir avanzando. Se jalonea, pero el motor ya no responde.

– ¿Todavía trae gasolina?

– ¡Ya casi nada!

Se baja del vehículo para empujarlo y seguir avanzando en la fila, a la que cada vez se suman más automovilistas.

Recorrí tres gasolineras y estaban cerradas, apenas logré llegar aquí, a ver si tienen (combustible), si no me venden, aquí me quedo.

– ¿Y si ya no le surten?

Pues un berrinche, ahora ya ni pagando hay gas, antes era cara y ahora no tenemos, comenta entre risas Alberto, quien manejó 15 kilómetros hasta encontrar una gasolinera abierta.

La historia se repite entre los automovilistas como Verónica, quien desde San Mateo Atenco recorrió 12 gasolineras y todas estaban cerradas.

Cuando por fin encontré una gasolinera, me formé por más de una hora y al llegar con el despachador me dijeron que ya no había. Tengo menos de un cuarto de gasolina y no creo hacerla, comentó.

La estación de servicio Oxxo Gas, localizada a la entrada de Toluca, es un oasis en medio del árido panorama por el desabasto de combustible. Se convirtió en la única gasolinera en despachar sin límite de litros. En las filas destacan los taxistas como Fernando Aguilar, que compró 200 litros para abastecer sus dos unidades de transporte.

Nos interesa trabajar y que la familia coma, entonces estamos consiguiendo gasolina, somos taxistas y si no trabajamos ¿de dónde sacamos para la papa y los gastos del auto?.

En algunas gasolineras del centro de Toluca las filas no son sólo de autos, también de viandantes con bidones de 20 y 40 litros. Son tantos que el tránsito se incrementa sobre la lateral de Paseo Tollocan.

En este punto nadie abandona hasta conseguir gasolina.

Venimos buscando y no hay; resulta que en esta gasolinera sólo surten 10 litros por persona, imagínese me formé durante dos horas y nada más me darán 10 litros, lamenta Jesús Salazar, que como los otros testimonios recorrió varios kilómetros hasta encontrar combustible.

 

Por Arturo Vega Vivanco

jrr

 

¿Te gustó este contenido?