Estas 7 colonias son las más peligrosas para que mujeres aborden taxis y Uber

Desde 2017 se solicitó la aplicación de la alerta de género en la Ciudad de México, pero no ha ocurrido

ALERTA DE GÉNERO. En la Ciudad de México se han logrado focalizar siete zonas donde conductores de taxis (transporte público o plataformas) captan posibles víctimas de violación. Gráfico: Paul Perdomo
ALERTA DE GÉNERO. En la Ciudad de México se han logrado focalizar siete zonas donde conductores de taxis (transporte público o plataformas) captan posibles víctimas de violación. Gráfico: Paul Perdomo

En la Ciudad de México se han detectado siete zonas de riesgo para mujeres donde pueden ser víctimas potenciales de violación, robo o abuso sexual, por parte de conductores de taxis y unidades por aplicación.

Se trata de las colonias Roma y Condesa, en la alcaldía de Cuauhtémoc; Nápoles, Benito Juárez; Escandón y Polanco, Miguel Hidalgo; San Jerónimo y Santa Fe, perímetro de Álvaro Obregón.

RELACIONADO: MAPA: 7 colonias más peligrosas para mujeres que usan taxis y Uber

De acuerdo con un informe de seguimiento forense delictivo de la Policía de Investigación (PDI) capitalina, los probables agresores captan en esas zonas a mujeres solas que solicitan el servicio de transporte, cuyas edades oscilan entre 19 y 35 años.

Por ser áreas de alta densidad comercial y afluencias de personas, las potenciales víctimas se sienten seguras, pero pierden el cuidado de observar las características de la unidad de transporte que abordan; ése es un común denominador que se encontró en las declaraciones y denuncias que integran el documento.


PROTESTA. Un grupo de mujeres colocó un listón fucsia en el Ángel de la Independencia. Foto: Pablo Salazar Solís

En el cruce de datos testimoniales también se destaca que es prioridad de los agresores desactivar la comunicación con el entorno de la víctima, en un lapso no mayor a 15 minutos; intentan desorientarla al tomar atajos por tráfico vehicular o despojarlas del teléfono.

En los expedientes se detalla que la incomunicación genera miedo extremo o inmovilidad de la víctima para pedir auxilio; sólo se encontró que 30 por ciento de las mujeres atacadas logró oponer algún tipo de resistencia.

Este diagnóstico ha servido a la PDI para realizar una intervención de este delito en las siete zonas de alta incidencia; este año cuatro, conductores de taxis, acusados de violaciones seriales, fueron detenidos; se les responsabiliza de 21 ataques sexuales.

En la estadística delictiva se han reportado, durante el primer semestre del año, 2 mil 78 casos de abuso sexual; 455 de acoso; 539 por violación simple y 128 de violación equiparada.

Las organizaciones que solicitaron la alerta de violencia de género en la Ciudad de México desde 2017, promovieron un juicio de amparo en contra de la negativa de la Secretaría de Gobernación de aplicar el mecanismo en la capital del país.

Ana Yeli Pérez, directora de Justicia Pro Persona, una de las organizaciones que presentaron la demanda, informó a El Heraldo de México que ésta ya fue admitida por el Juez Tercero de Distrito de Amparo en Materia Administrativa en la CDMX.

No se actualizan elementos suficientes para declarar procedente la alerta de género contra las mujeres en la ciudad. No obstante, es preciso que el Gobierno local continúe fortaleciendo las capacidades institucionales para atender esta problemática, particularmente, aquella que se suscita en feminicidio y violencia familiar, indicó la Segob en la resolución del 7 de junio.

María de la Luz Estrada, líder del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, dijo que solicitarán a la Secretaría de las Mujeres local que se declare la alerta de género en la CDMX.


ALERTA DE GÉNERO. En la Ciudad de México se han logrado focalizar siete zonas donde conductores de taxis (transporte público o plataformas) captan posibles víctimas de violación de acuerdo con un informe criminológico de la policía de investigación. Gráfico: Paul Perdomo

Libra asalto y rechazan su denuncia

Brenda, la joven que fue asaltada por un Uber el sábado, no ha podido denunciar.

En entrevista con Alejandro Cacho y Alma Saint Martín, de El Heraldo TV, la usuaria del servicio de transporte narró cómo tomó el viaje, el cual tendría que haberse llevado a cabo en 15 minutos y terminó horas más tarde en Ecatepec.

Brenda aseguró que durante el trayecto, el chofer la obligó a cambiarse de asiento y a reiniciar la aplicación.

‘No se asuste, no se asuste, señorita’, me decía, pero seguíamos en Ecatepec, yo histérica y el tipo no se regresaba.

Venía forcejeando con él en el carro, cuando me dice ‘ya valiste madre’, saca la pistola y le dije: ‘No me hagas nada, déjame aquí'. Gracias a que la joven pudo mover la manija del carro, saltó para salvarse.

Sin embargo, dice, las autoridades han encontrado muchas trabas para que haga su denuncia.

Por Diana Martínez/ Redacción El Heraldo de México

abr / edp

¿Te gustó este contenido?