Mikel Arriola propone fortalecer la economía social

De visita en la zona del Ajuso, el precandidato del PRI ofrece que el gobierno local sea comprador a pequeños productores y no dejarlos a su suerte

Cuartoscuro
Cuartoscuro

Mikel Arriola, precandidato del PRI a la jefatura de gobierno, propuso una serie de ejustes para impulsar la economía social en la Ciudad de México, en apoyo de los productores del campo y de rubros como el pollo y el conejo.

En una reunión con productores de conejo de la organización Cunicultores Unidos La Victoria, en uno de los barrios del Ajusco, delegación Tlalpan, dijo que a este sector, que es el que hace la economía social, no se les puede dejar a la mano invisible del mercado, sino acompañarlos en sus proyectos productivos.

La economía social no es de mercado, porque se pierden muchos negocios por la ley de la oferta y la demanda, expuso Arriola Peñalosa, quien aseguró que el gobierno de la ciudad debe acompañar los esfuerzos de los emprendedores.

Propuso que el impulso a la economía social, que ocupa dos o tres personas por proyecto, debe partir del establecimiento de una ventanilla única, que evite distraer al productor de su ocupación principal para la realización de trámites.

Asimismo, sostuvo que en caso de que los productores no alcancen su meta mínima de ventas para poder subsistir, el gobierno local se puede convertir en comprador, y de esa manera acompañar los esfuerzos de quienes buscan salir adelante por su propio esfuerzo.

Consideró necesario apoyar al sector para certificar la inocuidad de la cadena de, por ejemplo, carne de pollo y de conejo, e incluso de productos como el amaranto, y se pronunció porque en la Ciudad de México se establezca un rastro Tipo Inspección Federal.

Dijo que se debe iniciar un agresivo programa de tecnificación de negocios, para que los productores de nopal, amaranto, maíz, de productos avícolas y conejo, utilicen los medios digitales como su principal promotor y se manifestó a favor de regularizar los campos agrícolas, para que no sean productos de la ambición del crecimiento urbano.

El aspirante priista dejó en claro que la suya es una precampaña diferente, en la que busca el contacto ciudadano para atraer votos; mientras que los partidos de izquierda solo quieren cotos de poder.

Está precampaña no es la típica de subirse a un estrado, echarse un discurso, prometer cosas, obtener el voto y después… ahí nos vemos, enfatizó.

Comentó que por ejemplo, en esta delegación que padece desabasto de agua, mal drenaje e inseguridad, entre otras cosas, un gobierno que se precie de serlo, debe atender todos los servicios, generar más ingreso para la gente y seguridad, lo cual no es un favor de carácter político, sino una obligación de los gobiernos.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
CDMXFOTO: SAÚL LÓPEZ /CUARTOSCURO.COM

De rivales a aliados políticos