Historias del sismo: tragan polvo y lo pierden todo

Un edificio en la calle Coahuila, Roma Norte, se vino abajo; sus inquilinos perdieron todo y sólo les queda contar su historia

Historias del sismo: tragan polvo y lo pierden todo

Rosalía mira la nada y traga polvo. Dos lágrimas se liberan y resbalan por su rostro empanizado. La sangre ya no brota de su sien izquierda.

Su departamento en Coahuila 10, en la Roma Norte, se vino abajo: sólo estábamos mi vecinita, yo y dos personas más en el edificio.

Sentada en una jardinera del área de Urgencias del Centro Médico Siglo XXI, la mujer de 56 años se prestaba a ir por su sobrino a la escuela. No lo logró. El edificio casi la aplasta. Como pudo salió junto a una mujer de unos 20 años que aún no logra superar el shock de lo vivido. 

VIDEO: Sismo CDMX: 20 personas atrapadas en edificio 286 de Álvaro Obregón

Su mirada está en otra parte, extraviada entre los pacientes desalojados del hospital. Sólo los que guardan estado crítico permanecen dentro.

Antonio, dueño del departamento en renta ubicado en el cuarto piso del mismo edificio, intenta digerir la pérdida: ya hablamos al seguro y esperamos una solución. 

Mireya, otra condómina, teme lo peor: no vamos a recuperar nada, perdimos todo.

Otra joven habitante del lugar intenta localizar a un vecino: su perrita quedó atrapada y no hay manera de entrar al inmueble.

LEE: Mascotas perdidas por sismo también necesitan ayuda

Un ciudadano intenta ingresar para sacar al animal. Imposible: hay un riesgo inminente de colapso.

Él también mira a la nada. A diferencia de Rosalía, él traga lágrimas.

 

Por Fernando Martínez y Frida Valencia

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso