FOTOS: Lluvias desbordan una presa llena de basura en Álvaro Obregón

El grave problema de sanidad se registró debido al abandono de basura y desechos en la Presa Becerra, ubicada en la colonia Lomas de Becerra

FOTO: Yadira García
FOTO: Yadira García

Luego de la fuerte lluvia registrada la noche del viernes pasado, un olor a putrefacción domina la colonia Lomas de Becerra en la delegación Álvaro Obregón que presentó inundaciones debido al desbordamiento de la Presa Becerra.

Por: Samantha Nolasco
Fotos de Yadira García

El grave problema de sanidad se registró debido al abandono de basura y desechos de todo tipo en ese punto, pues, aunque diariamente camiones recolectores recorren la zona, vecinos de colonias aledañas insisten en utilizar ese sitio como basurero.

Jhoana Maldonado Ramírez comerciante y quien reside frente a la presa argumentó que los malos olores, y la cantidad exorbitante de basura afectan su vida cotidiana y su ingreso. La gente no quiere comprar, yo misma no lo haría.
En entrevista con El Heraldo de México indicó que desde hace siete años vive en la zona y nunca había visto tanta basura.

Vecinos coinciden que este año no se hizo el trabajo de desazolve y limpieza en la presa. Al respecto, el coordinador de Comunicación Social de la delegación, Miguel Ángel Viveros señaló como responsable al Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) de hacer los trabajos de recolección de basura en temporada de lluvias.

En un recorrido realizado por la zona se apreciaron animales muertos, botellas, bolsas, sillones y desechos que fueron arrastrados por las lluvias a los vasos reguladores que permiten que el cauce del río pase por debajo de las avenidas desahogando el drenaje.

Hace seis años José Herrera Ortega y otros habitantes de la zona solicitaron a la delegación y a instancias federales un permiso para construir con su propia inversión una muralla para evitar que la presa se siguiera desbordando, solicitud que no tuvo respuesta.

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
CDMXCUARTOSCURO.

Ganan terreno las armas