Extorsionan “auditores” en el centro de la CDMX

En la Plaza de Santo Domingo, en el centro histórico, grupos delictivos realizan auditorias extorsivas; ingresan al negocio y checan libros de contabilidad

Centro Histórico. Foto: Cuartoscuro
Centro Histórico. Foto: Cuartoscuro
Netlog

En la Plaza de Santo Domingo, en el centro histórico, se ha detectado que grupos delictivos realizan auditorias extorsivas; ingresan al negocio y durante 20 minutos revisan libros de contabilidad, facturas y recibos, para después establecer una cuota mensual obligatoria a los locatarios de la zona.

Los delincuentes llegan armados y cada mes pasan por el cobro de piso, un mínimo de 5 mil pesos; así lo cuenta un serigrafista víctima de un grupo delictivo.

Su negocio era vigilado. Sus cuentas eran facturadas. Fue Extorsionado y tuvo que abandonar todo, una inversión de medio millón de pesos en material y 10 años de experiencia ante la presión que recibía.

Todo inicio con un telefonema en agosto de 2016.; ellos sabían sobre sus movimientos, sobre su familia y, además, sobre sus ingresos.

Primero me llamaron por teléfono, yo estaba cenando, me empezaron a amedrentar, pues yo pensé, la verdad, que era broma, pensé que eran de esas que llaman del reclusorio o algo así, pero no, dijo.

El locatario sólo soportó tres meses esa situación y para octubre del año pasado decidió cerrar el local y ya no aparecerse para evitar cualquier agresión; lo abandonó todo, una inversión de medio millón de pesos en material y 10 años de experiencia, ante la presión que recibía.

Los extorsionadores se apoderaron del lugar, ya han sacado el equipo, que no duda ya debió ser vendido, cuenta la víctima. Con ello, las imprentas, el off set, todo con un valor de medio millón de pesos se perdió.

En entrevista con El Heraldo de México el presidente de Procéntrico, Empresarios y Comerciantes Unidos Para la Protección del Centro Histórico y de la Ciudad de México, Guillermo Gazal, señaló que por similares circunstancias al menos otros 10 comerciantes han preferido desaparecer o traspasar sus negocios en este año; dijo que todos cuentan con vigilancia.

Los vigilantes son los ambulantes que tenemos afuera, saben más o menos qué ventas tenemos, cómo estamos y todo eso.

Se presentan de varias maneras, y ahora más que nunca, le mandan a usted a un muchacho joven con un sobre, lo abre usted y dice: tu me tienes que dar tanto, aseguró Gazal.

Esa sería una primera advertencia, tiempo después regresan e ingresan al negocio, lo golpean y hasta llegan a saquear el lugar.

Ante las amenazas de muerte y debido a que teme denunciar ante las sospechas de que hay policías coludidos con los extorsionadores, prefiere rehacer su vida alejado de las calles del Centro.

Fui a ver hace dos o tres años a Mancera y a Hiram Almeida, me dijeron que estaba segura la Ciudad, que aquí no había bandas, que no había nada, aseguró el representante de Procenthrico.

Desde hace más de tres años, esta asociación ya denunciaba la presencia de la menos 7 bandas dedicadas a extorsionar a los comerciantes del Centro Histórico.

Whats, es otra opción delictiva

La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México ha detectado que las personas dedicadas a la extorsión, también cometen este delito a través de WhatsApp.

El ilícito registra 1.7 casos consumados por cada 100 mil habitantes en promedio diario en la Ciudad de México.

Los grupos dedicados a la extorsión obtienen información a través de redes sociales y posteriormente utilizan WhatsApp para cometer un secuestro virtual.

Cuando contactan a la víctima, de inmediato desinstalan la aplicación y posteriormente lo dan de alta en el teléfono del agresor, ya que antes le pidió que le proporcionara el código solicitado por WhatsApp.

El extorsionador contacta a la familia de la víctima, con textos amenazantes les hace creer que se trata de un secuestro porque está mensajeando desde el número de WhatsApp.

Por Ricardo Moya y Diana Martínez

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso