El caso Magdalena Contreras, la familia hallada muerta

A tres meses de no haber sabido del paradero de sus hijos y del de su ex esposa, Leopoldo se enteró a través de los medios que habían fallecido

El caso Magdalena Contreras, la familia hallada muerta
Foto. Cuartoscuro

A tres meses de no haber sabido del paradero de sus hijos y del de su ex esposa, Leopoldo se enteró a través de los medios de comunicación que habían fallecido.

La noticia de que una familia entera, tres menores de edad y dos adultos, había sido hallada sin vida por haberse intoxicado, dentro de un domicilio en la Delegación Magdalena Contreras la leyó en un periódico. También supo que la que fue su suegra fue halalda aún con vida y trasladada a un hospital.

Hace más de siete años Leopoldo inicio el procedimiento de divorcio con Mireya, con quien había procreado en ese momento un hijo, Emiliano.

Tras esa decisión, la mujer decidió demandar a Leopoldo, alegando que habia existido abuso sexual en contra del menor. En esa investigación se acreditó que él era inocente.

Fue el mismo Emiliano quien relató que su mamá le había indicado qué tenía que decir en contra de su papá, de acuerdo con el abogado de Leopoldo, Miguel Saucedo.

Desde aquel instante ya se hablaba de que existía alienación parental de la madre sobre el menor, agregó el defensor.

Sin especificarse el tiempo que duró esa separación, poco después la pareja deciden regresar a vivir juntos; de esa nueva unión nacen un par de gemelas, Arantza y Regina.

Debido a que los problemas entre pareja nunca dejaron de existir, Leopoldo decide salirse nuevamente de su casa e iniciar el procedimiento de divorcio.

Ante ese nuevo rompimiento, Mireya volvió de demandar a su ex esposo nuevamente por tocamientos a una de las niñas.

Durante la investigación de ese caso, las autoridades realizaron estudios a ambas niñas, a Emiliano nuevamente, al padre, a la madre, y a los abuelos maternos, con lo que se reveló que no nadamás existía alienación parental de Mireya sino también de sus padres.

Por ello, Leopoldo decidió pelear la custodia de sus hijos en 2014, asegurando ante el Juzgado Décimo Primero de lo familiar que su ex mujer había tenido síntomas suicidas, e inclusive habia tenido ingresos anteriores al hospital Ángeles del Pedregal para tratarla por ingesta de medicamentos excesivos para quitarse la vida,

Había tenido problemas de haberse querido cortar las venas de las muñecas, lo que tenemos como prueba, comentó el abogado.

Durante ese tiempo tuvieron que lidiar con las visitas familiares, en condiciones incómodas para ambos, en el Centro de Convivencias del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México.

Hasta 2016 se da el falló en el que Mireya pierde la custodia, en el que condenan de igual forma a los abuelos a que no puedan tener contacto alguno con los menores para evitar un daño mayor al que ya presentaban dentro de los estudios.

Lo ordena la juez hace un año, la sentencia, de un año a la fecha hubo recursos de apelación en segunda instancia, hubo recursos de amparo, hubo recursos de revisión, todos concluyeron que la sentencia habìa sido perfectamente dictada, dijo el abogado.

De acuerdo con el abogado, mireya contaba con antecedentes de haber tenido síntomas suicidas, con ingresos al hospital Ángeles del Pedregal para tratarla por ingesta de medicamentos excesivos para quitarse la vida, además de haber tenido problemas de haberse querido cortar las venas de las muñecas.

Fue hasta ese miércoles por la noche que se encontraron los cuerpos, después de que Mireya se habìa negado a entregar a los menores.

Dentro del domicilio se había biblias, dinero, una pistola y un par de recados postúmos, reportaron las autoridades.

El abogado informó que el abuelo había dejado instrucciones acerca del entierro de cada uno, incluso, daba una orden para que recibieran un balazo en caso de que los encontraran con vida, por lo que se presume la premeditación en el crimen.

La sobreviviente, informaron las autoridades, aún se encuentra grave, por lo que se espera su recuperación para tomarle su declaración.

Después de recoger los cuerpos, cada familia por su lado, veló a sus familares, pesar de que los hermanos de Mireya trataron de llevarse los cuerpos de todos e impedir que Leopoldo se llevara el de sus hijos.

Los niños en Gayosso de Félix Cuevas y este sábado serán enterrados en el Parque Memorial, en Naucalpan, Estado de México; a Mireya y a su padre los velaron en la funeraria García y López del Pedregal.

POR RICARDO CONTRERAS

¿Te gustó este contenido?