Deuda crece con Mancera

Cada capitalino tiene un adeudo de 8 mil 572 pesos; se trata de la sexta cantidad más elevada del país.

A diferencia del resto de las entidades, la CDMX no puede determinar su techo de deuda. FOTO: CUARTOSCURO.COM
A diferencia del resto de las entidades, la CDMX no puede determinar su techo de deuda. FOTO: CUARTOSCURO.COM
Netlog

La deuda per cápita de la capital es la sexta más alta de la República mexicana.
Si cada capitalino hoy pagara lo que le corresponde, se vería obligado a desembolzar 8 mil 572 pesos.

Este año, los pasivos de la CDMX alcanzan los 76 mil 459.6 millones de pesos, de acuerdo al más reciente informe trimestral del gobierno local.

Se trata de la deuda más alta del país, seguida de los estados de Nuevo León, Veracruz, Chihuahua y Estado de México.

Entre diciembre de 2015 y marzo de 2016, la capital logró reducir mil 400.9 millones de pesos, mediante diversos instrumentos bursátiles.

A diferencia del resto de las entidades, la CDMX no puede determinar su techo de deuda.

Es la Cámara de Diputados la encargada de aprobar en cuánto se puede endeudar la ciudad cada año, en los últimos años nunca ha fijado un techo máximo de 5 mil millones de pesos. Como los préstamos tienen respaldo del Gobierno Federal por ser aprobadas por el Poder Legislativo, las calificado- ras otorgan el mayor rango de confianza a la administración local como Fitch Ratings que da AAA, como Perspectiva Crediticia Estable.

De 2000 a 2016, la deuda ha crecido 40 por ciento, aunque otras entidades reportan incrementos mayores a 200 por ciento en el mismo periodo.

Como estrategia para el manejo de deuda, el Gobierno de la Ciudad de México bursatiliza los pasivos en la Bolsa Mexicana de Valores, tal como ocurrió con los 4 mil 500 millones de pesos de su techo de duda el año pasado.

De ahí, mil millones fueron destinados para un Bono Verde que se ocupó para proyectos de mitigación y adaptación al cambio climático.

De 2012 a la fecha, la Cámara de Diputados autorizó deuda que ha crecido 30 por ciento desde aquel año.

Aún con ese escenario, para las autoridades el crecimiento es manejable.

 

POR MANUEL DURÁN

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso