Video: Camaro, una bestia de 650 caballos de fuerza

Al Chevrolet Camaro más poderoso que la firma estadounidense jamás haya creado lo llevamos a Toluca para comprobar su carácter indomable

Video: Camaro, una bestia de 650 caballos de fuerza

Es el Chevrolet Camaro más poderoso que jamás haya existido y lo llevamos a la pista Off Road México, en Toluca, Estado de México, para comprobar su carácter indomable y la potencia que genera sus 650 caballos de fuerza (hp), pero también para disfrutar el estruendoso rugido de su nuevo motor V8 supercargado.

La sexta generación de este icónico vehículo, que por cierto ya está en México en una edición limitada a 50 unidades, se ganó a pulso el derecho de portar nada menos que el mismo propulsor del Corvette Z06, y se reporta listo para imponer su ley

en el segmento de los muscle cars. Los ingenieros de Chevrolet le otorgaron ese privilegio y lo transformaron en una bestia que simplemente con su diseño agresivo hace que la adrenalina se dispare y se vuelve irresistible no subirse a él, y una vez arriba ya con el motor encendido y con el rugido que produce, es imposible rechazar la invitación que nos hace a meter el acelerador y disfrutar la velocidad, la estabilidad y la seguridad que transmite.

La sexta generación de esta hace honor a sus antecesores, agregando el toque divertido en su manejo al tener más opciones a la vista y al volante para poder disfrutar de un manejo totalmente deportivo.

DISEÑO

Desde que abrimos la puerta y nos muestra los detalles de aluminio en los estribos y otros toques que lo hacen diferente al resto de los Camaro, despierta al piloto de carreras que todos traemos dentro.

La atmósfera deportiva la complementan un espacio exclusivo para dos tripulantes, volante chato, con controles de mando y paletas de cambio, forrado en alcántara con costura rojas, asientos deportivos firmados por Recaro con el emblema ZL1 cubiertos también con piel y alcántara con la doble costura roja, y los cinturones de seguridad rojos refuerzan su carácter atlético.

A la prueba de manejo nos acompañaron dos amantes de los autos deportivos, Saúl y Pablo, quienes reconocieron el poder del muscle car y quedaron fascinados de la experiencia, del deleitante rugido, de la conducción, de la velocidad, del confort, de la estabilidad, del agarre al piso, del diseño y de la adrenalina que genera este auto a cualquiera que se atreva a intentar domarlo desde el volante.

Su carácter indomable con enormes aberturas en la parrilla superior e inferior, faros de niebla, LED verticales, luces diurnas LED y faros de xenón, en el cofre un extractor de aire de compuesto de fibra de carbono garantiza que el V8 jamás sufrirá de un calentamiento en el propulsor.

POR JORGE LÓPEZ Y HUGO LOYA

¿Te gustó este contenido?