Ruy Febén y Carlota Rangel / Señales de humo / El Heraldo de México

El último tren

A veces toca escribir de cosas emocionantes; a veces de cosas más tristes. Este texto es quizá el que concentra más emociones de todos

Ruy Febén y Carlota Rangel / Señales de humo / El Heraldo de México

Una fiesta para armar

Llegamos al sur de Suecia sin saber muy bien qué esperar. Descubrimos lo de siempre: uno siempre sabe menos de lo que cree

Ruy Febén y Carlota Rangel / Señales de humo / El Heraldo de México

La muchedumbre de Gante

Al visitar Bélgica, es fácil perder una de sus joyas más valiosas, pero también más secretas. Se trata de algo que está no en Brujas, sino en otra ciudad flamenca

Ruy Febén y Carlota Rangel / Señales de humo / El Heraldo de México

Los países de Nunca Jamás

Hay sitios que todos conocemos bien por foto o por referencia. Pero son los improbables, los que en principio no queremos o planeamos visitar, los que hacen que un viaje sea

Ruy Febén y Carlota Rangel / Señales de humo / El Heraldo de México

La colmena humana

Capadocia resguarda bajo la roca de sus complejos túneles interconectados cuevas y agujas la historia de toda ​la humanidad​

Ruy Febén y Carlota Rangel / Señales de humo / El Heraldo de México

La caja china

El té es la segunda bebida que más se consume en el mundo, y la primera, cuando se trata de hacer del acto de beber, algo que nos hace humanos

Ruy Febén y Carlota Rangel / Señales de humo / El Heraldo de México

Changarros que nos dieron patria

Un mágico recorrido por algunos de los puestos de comida más representativos de nuestro país

Ruy Febén y Carlota Rangel / Señales de humo / El Heraldo de México

La sed

Esta es nuestra columna número 100. Hemos hablado de muchos lugares, pero ¿Qué implica el acto de viajar?

Ruy Febén y Carlota Rangel / Señales de humo / El Heraldo de México

Lo que se quemó

El incendio de Notre Dame ya provocó toda clase de reacciones. Acaso porque lo que se perdió es mucho más que piedras y estructuras

Ruy Febén y Carlota Rangel / Señales de humo / El Heraldo de México

El lémur del turismo ñoño

No todos los que viajan buscan lo mismo. Hay quienes quieren cosas rarísimas. Todos ellos tienen un animal de poder con cara de bicho espantado