Ven violación en propuesta de Harp

El INPI asegura que las reformas a la Ley Federal del Derecho de Autor para proteger la propiedad intelectual de los pueblos indígenas violenta los derechos de las mismas comunidades

senadora Susana Harp estimó que la iniciativa que presentó no viola los derechos de los pueblos indígenas.FOTO: ESPECIAL
senadora Susana Harp estimó que la iniciativa que presentó no viola los derechos de los pueblos indígenas.FOTO: ESPECIAL

El Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) advirtió que las reformas a la Ley Federal del Derecho de Autor propuestas por la senadora Susana Harp, para proteger la propiedad intelectual de los pueblos indígenas sobre sus diseños, violenta los derechos de las mismas comunidades a las que busca preservar.

A través del oficio DG/CGDI/2019/OF/042, cuya copia posee El Heraldo de México, el encargado de la Coordinación General de Derechos Indígenas del INPI, Hugo Aguilar Ortiz, señaló que de aprobarse el proyecto tal y como se presenta, se estarían violentando los derechos de los pueblos y comunidades indígenas porque ninguna institución del Estado puede otorgar el consentimiento para el uso de los saberes indígenas.

La propuesta de la presidenta de la Comisión del Cultura del Senado plantea la reforma de los artículos 157, 158 y 160, así como la derogación del 159, de la Ley Federal del Derecho de Autor. En el 160 estipula que cuando no sea posible identificar al dueño o los dueños de un diseño, la Secretaría de Cultura o el INPI podrán autorizar el uso del mismo a un particular.

Ni la Secretaría ni el INPI o institución alguna del Estado, pueden otorgar el consentimiento ni la autorización sobre el uso solicitado por un tercero ajeno al pueblo o comunidad que tiene el derecho de propiedad intelectual sobre el conocimiento tradicional, señaló Aguilar. Por tanto, remata, la institución se manifestó en contra de la minuta.

Las modificaciones que Harp estimaba que podían quedar aprobadas a más tardar el 27 de junio, plantean derogar el artículo 159 que establece la libertad para utilizar las obras literarias, artísticas, de arte popular o artesanal y plantea que para su utilización en cualquier forma o puesta a disposición de esos saberes, deberá existir la autorización del uso y explotación por parte de las comunidades.

SIN VIOLAR NADA 

La senadora Susana Harp estimó que la iniciativa no viola los derechos de los pueblos indígenas y que, por el contrario, les devuelve un derecho que el mismo Instituto Nacional del Derecho de Autor (Indautor) les quitó en un momento. No estamos haciendo nada que incurra en demérito de las comunidades, al contrario, estamos resarciendo un derecho que Indautor en algún momento les quitó: el derecho a que ellos den la autorización, estamos restaurando un derecho.

Harp señaló que con la misma oficina jurídica del INPI se revisó la minuta y que, con la Cámara de Diputados, impulsa la inclusión del párrafo que Aguilar Ortiz considera violatorio de los derechos indígenas.

Encontramos que podía mejorarse en una parte; por ejemplo, cuando una empresa o un diseñador diga: ‘No conozco de dónde es este textil y me gustaría trabajar con él’, entonces la modificación que sí vamos a hacer y a permitir, incluso la estamos provocando junto con la Cámara de Diputados, es que en caso de no encontrarse o de no conocerse a quién le pertenece la iconografía, podrá acercarse a la Secretaría de Cultura y junto con el INPI, le podrán orientar de a quién le pertenece para que vayan y soliciten el servicio.

Por Luis Carlos Sánchez

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
Artespremios-ariel

Ariel aprueba el nuevo recinto