Una década de Carmina

Con la Orquesta Sinfónica Nacional, bajo la batuta del Maestro Carlos Miguel Prieto, el espectáculo Carmina Burana celebra 10 años de presentarse

Será a beneficio de ORT México, dedicada a temas de educación. Foto: Especial
Será a beneficio de ORT México, dedicada a temas de educación. Foto: Especial

Danza contemporánea, canto en vivo, efectos luminosos y música de orquesta se fusionan en e escenario del Auditorio Nacional para dar vida a una de las piezas musicales más populares del siglo XX: Carmina Burana; un espectáculo que tendrá la dirección de Carlos Miguel Prieto en la Orquesta Sinfónica Nacional. 

Los versos profanos y hechos música por Carl Orff serán interpretados por la Compañía de Danza Contemporánea de Cuba y el primer bailarín del Royal Ballet of London, Valentino Zucchetti. Y junto a la Orquesta Sinfónica Nacional estará el coro EnHarmonía Vocalis y el coro infantil

Schola Cantorum de México. El espectáculo, que se engalana con la participación de la soprano Filippa Giordano, se realizará el 22 de octubre. 

En suma, más de 250 artistas en escena: Es una pieza única y es una pieza que tiene este tipo de formas de interpretación, una cantata profana o cantata escénica que no tiene un carácter religioso, sino que se trata de versos que se encontraron en un monasterio de monjes del siglo XIII, Y hablan de cosas como la fortuna, de cosas terrenales, comentó Carlos Miguel Prieto.

La composición fue hecha por Carl Orff a partir de los versos hallados en el Monasterio Beuren en Alemania. El texto refiere a temas mundanos como el amor, el placer y el gozo. Carmen significa poema, canto o cántico, y burana es el gentilicio del lugar de procedencia en latín Bura. De ahí proviene el nombre Carmina Burana, una de las piezas musicales más importantes del siglo XX que, en la partitura el autor especificó, podía ser interpretada como pieza escénica. 

Es una obra absolutamente diferente, no se puede comparar con otra. Es una puesta que revela cierto estado de ánimo en Alemania. Orff era una persona que quería romper con los esquemas en la Alemania del siglo pasado y el clima artístico era de rompimiento, y es obvio que Carmina rompe con todas las tradicionales, acotó el director, quien participó en este espectáculo en dos ocasiones anteriores. 

Si bien es una composición compleja en su partitura, para Carlos Miguel Prieto la real dificultad es conseguir una coordinación exacta entre bailarines, solistas y músicos. Se necesita, dice, de mucha concentración en el escenario. A veces tienes a los solistas a 20 metros de distancia, eso es el reto, puntualizó. 

La primera presentación de esta pieza, en una fusión de danza y canto, se hizo en 1937. En México, esta producción ganó una Luna del Auditorio en 2009. En verdad pienso que el espectáculo es muy atractivo para el público por la danza, el solista y el bailarín que hacen una cosa muy bonita. Los boletos ya se encuentran a la venta en taquilla del Auditorio Nacional.

Por Sonia Ávila

mfrp

¿Te gustó este contenido?