“Soy un errante”: Francisco Córdova

El artista guanajuatense es precursor de nuevas tendencias y rupturas en la interpretación escénica y dirige desde la itinerancia la compañía Physical Momentum, integrada, en su mayoría, por mexicanos

“No tengo casa desde hace cinco años”, dijo el hombre que tiene la libertad para desarrollar sus proyectos escénicos FOTO: Especial
“No tengo casa desde hace cinco años”, dijo el hombre que tiene la libertad para desarrollar sus proyectos escénicos FOTO: Especial

Uno de los creadores emergentes en la escena dancística y representante de la corriente llamada Nueva Danza Mexicana, Francisco Cervantes, está por concluir su estancia de seis meses en México con una última función en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris.

Hace mucho que no pasaba aquí tanto tiempo, comentó el director, bailarín y pedagogo, quien se desplaza constantemente entre Bruselas, Berlín y México para impartir clases y preparar los espectáculos.

No tengo casa desde hace cinco años, dijo el hombre que tiene la libertad para desarrollar sus proyectos escénicos.

El artista espera que sus creaciones conserven el acento de la cultura y la danza mexicanas y reconoce con gratitud a las generaciones que lo precedieron; a sus maestros mexicanos: su madre en primer lugar, la bailarina Martha Azuela; Gabriela Medina, Alberto Pérez, Claudia Lavista y Magdalena Brezzo. Y a los extranjeros: David Zambrano (Venezuela) y Roberto Oliván (España).

Hace 11 años que se fundó la compañía Physical Momentum; la agrupación, igual que su fundador, tampoco tiene una sede fija, por la que se desplaza junto a su director según las necesidades de los proyectos por diversas ciudades.

Para el también director del Festival Internacional ATLAS y del Programa de Capacitación en Técnicas de Movimiento (TDM) en México y Barcelona, su danza tiene una poética que no se refiere sólo al movimiento puro, sino que el cuerpo proyecta la inteligencia y el contenido: es la acción física como construcción escénica.

En tercera persona, pieza que aborda la deshumanización, se presentará en función única en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, el viernes 7 de diciembre a las 20:30 horas. Antes de despedirse, Francisco Cervantes adelanta que ya prepara su próxima visita a México en septiembre de 2019.

Body Action

Es el sistema de entrenamiento para la danza que desarrolló el propio Francisco Córdova se basa en la construcción de acciones físicas. Ha impartido su trabajo pedagógico en numerosos festivales internacionales, empresas y centros de formación profesionales en México, América y Europa.

Una escuela, más que de danza, de movimiento, Body Action considera al bailarín de cuerpo entero. Durante los ejercicios, se induce al participante a pasar de un lenguaje común a poder elaborar códigos propios, a crear su propia danza.

Como pedagogo, Córdova busca el control y la intuición para crear estados físicos, mentales e incluso emocionales; se trata de que cada uno entre en contacto con su propia forma de moverse.

Él crea sus clases como aprendizaje experiencial al aire libre, algo que también reta al cuerpo de los bailarines a que desarrollen sus acciones físicas dentro de un escenario real y como parte de éste.

Por Carmen Sánchez

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
ArtesEFEMÉRIDE. El astrónomo de la UNAM José Franco, pública Alunizaje. Foto: Daniel Ojeda.

El sueño de llegar a la luna