Recrea violencia de género

Hace años, Laura Esquivel reflejó a una víctima, que ahora tiene mayor eco

Laura Esquivel
Es conocida internacionalmente por su obra Como agua para chocolate. Fotoarte: Norberto Carrasco.

Para la escritora Laura Esquivel (Ciudad de México, 1950) las manifestaciones de las mujeres hartas de la violencia en su contra son comprensibles. Pero el daño, asegura, no se revierte con violencia: Lo que quiero sanar afuera de mí, viene de dentro.

Parece una frase ambigua, pero la narradora explica que para cortar de tajo la violencia, lo mismo contra las mujeres que los hombres, se debe trabajar en la conciencia individual. Darse cuenta del daño emocional de cada uno, y cómo afecta a una sociedad.

Lo afirma a propósito de la adaptación de su obra A Lupita le gusta planchar, que después de publicarse en 2014, presenta una versión gráfica a cargo de Jordi Castells. Y si hace cinco años, la mujer policía –protagonista de la novela– reflejó la violencia de género en un ambiente social precario, en esta ocasión tiene mayor eco .

El contexto que se narra ha cambiado, pero para mal; estamos viviendo una crisis de violencia. Es curioso que se publicara en este momento la novela gráfica porque tiene más eco, y espero pueda abrir una ventana para atender el tema, afirma.

Sin desacreditar las manifestaciones de las víctimas de violencia, la también autora de Como agua para chocolate reflexiona que la agresión no facilita la cura, ni personal ni social. Lo importante, dice, es dimensionar que las soluciones momentáneas no resuelven el daño de una mujer violada o golpeada. Debe ser una reflexión más profunda y personal.

En la novela gráfica, Esquivel y Castells enfatizan cómo una mujer atacada desde la infancia entiende que la venganza, la violencia al otro e, incluso, las adicciones no curan el mal.

La autora explica que en 2014 pensó publicar una versión gráfica de la novela, y desde entonces Castells se dedicó a crear el matrimonio perfecto entre imagen y palabra. Y sí veo a Lupita como la imaginé desde el inicio, dice Esquivel.

Por Sonia Ávila

lctl

¿Te gustó este contenido?