Resguardan pensamiento de Tibol

A cinco años de la muerte de la crítica de arte, el Museo Soumaya tiene un avance del 50 por ciento de la digitalización del acervo que ella misma donó a la institución

16 mil catálogos de arte hay en el archivo. Ilustración: Francisco Lagos

El archivo documental de la crítica de arte Raquel Tibol (Argentina, 1923-CDMX, 2015) está en proceso de digitalización en el Centro de Estudios de Historia de México Carso, de la Fundación Carlos Slim, para integrar un sitio web de consulta pública y gratuita.

En total son más de un millón de notas en hojas sueltas de periódico, más de ocho mil libros –incluye los ejemplares de su esposo Boris Rosen–. Así como 16 mil catálogos y un fondo hemerográfico que hacen una genealogía del arte mexicano y latinoamericano durante la segunda mitad del siglo XX.

Alfonso Miranda, director del Museo Soumaya, precisa que, un año antes de la muerte de la crítica, ella misma donó su acervo. Lo entregó, cuenta, en cajas y bolsas de plástico. Entonces la primera encomienda fue estabilizar los documentos para someterlos a un proceso de conservación y garantizar su permanencia. Esta tarea se concluyó al 100 por ciento.

Los periódicos, cartas, fotografías y notas en manuscrito están ahora en hojas libres de ácidos y cajas especiales para su conservación, además se monitorean de manera constante con temperatura y humedad adecuada.

La segunda tarea es la digitalización que tiene un avance de 50 por ciento, y se prevé terminar este año todo el archivo para integrarlo a un micrositio web dedicado exclusivamente al pensamiento de Tibol, considerada una de las principales voces críticas del arte mexicano de la segunda mitad del siglo XX.

Están sus mecanografiados para el semanario, sus notas para su programa en Radio UNAM, también las invitaciones a las inauguraciones de exposiciones, y hay una cuestión que hoy ha cobrado una relevancia sustancial: que es la defensa de los movimientos feministas, ya que desde el siglo XX, Tibol era una estudiosa de mujeres artistas en América Latina, y esa nutrida relación nos permite entender nuevas lecturas, apunta Miranda sobre la autora, de quien se cumplen cinco años de su muerte.

La organización del acervo y la biblioteca respeta el orden que la propia escritora les dio. No siguen cronologías ni personajes; más bien líneas temáticas. Por ejemplo, se encuentra en un mismo conjunto invitaciones, ensayos y notas sobre Frida Kahlo, David Alfaro Siqueiros o la Escuela Mexicana de Pintura.

Respecto a la biblioteca, Miranda destaca su singularidad, pues al ser títulos que le regalaban los artistas, y otros adquiridos en el extranjero, son ejemplares no disponibles en acervos públicos. Los libros no se digitalizarán por derechos de autor, pero están disponibles para consulta pública en el Museo Soumaya de Plaza Carso.

El Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM se une a la preservación de las ideas de Tibol con un encuentro sobre los problemas de la crítica de arte en México a partir de sus textos.

Se va a discutir la pertinencia del trabajo de Raquel Tibol desde diferentes perspectivas. Tibol además de ser una importante escritora en diferentes medios, también fue una divulgadora de la crítica, la idea es que la gente pueda aproximarse a su pensamiento de manera más reflexiva, precisa Daniel Montero sobre el coloquio Raquel Tibol: confrontaciones, que se realiza el 26 y 27 de febrero, en el Museo Universitario Arte Contemporáneo.

Por Sonia Ávila

lctl

¿Te gustó este contenido?



Escribe al menos una palabra.