Pintan para transformar sus barrios

El colectivo Nueve Arte Urbano, en Querétaro, ha realizado pintas en sus calles para restaurar su espacio; sus artistas llegaron a Estonia este año

Pintan para transformar sus barrios

Querétaro se ha convertido en la meca del arte urbano en México.

A 7 kilómetros del centro de este estado se encuentra Hércules, uno de los barrios más emblemáticos de la capital queretana, el cual es reconocido porque aquí nació una de las primeras fábricas de textil del país; actualmente es también cuna de la cerveza artesanal que lleva el mismo nombre y germen de la revolución artística del estado.

A Hércules lo invadió un ejército de arte en 2012, cuando había una marcada marginación en sus calles. Artistas locales, comandados por Nueve Arte Urbano, llegaron con sus armas a conquistar este barrio: botes de pintura y aerosoles recorrieron este lugar y lograron, en tan solo un mes, transformar sus principales muros con 70 pintas.

Actualmente algunas de las casas de Hércules están protegidas con vallas, signo de la inseguridad que también identifica a esta localidad; en algunos de sus muros también se asoman grafitis ilegales, pero lo que más destaca en sus fachadas son los colores vivos y murales que se hicieron desde hace cuatro años.

Lee más: Messi aparece en graffiti gigante en Barcelona

Los artistas locales de Hércules nunca han perdido su compromiso con la transgresión, sin embargo, han aceptado trabajar con nosotros para ofrecerle un regalo a su propio barrio y que, de alguna manera, se transforme, dice Édgar Sánchez, fundador de Nueve Arte Urbano, en un recorrido por Hércules con El Heraldo de México.

 

 

 

 

 

 

LA TRANSGRESIÓN

Hércules fue el primer barrio al que Nueve Arte Urbano llegó. Le siguieron Tintero, Carrillo, Cerrito Colorado, Satélite, Las Américas, Lomas de Casablanca, Candiles, La Trinidad, San Francisquito y Carretas, en este último se encuentra Miscelánea Cultural, la casa de Nueve Arte Urbano.

El colectivo artístico nació en 2010. Tuvimos como objetivo no sólo cambiar la apariencia de las calles de Querétaro, quisimos transformar la identidad de estos lugares invitar a artistas jóvenes emergentes a colaborar con nosotros en esa metamorfosis, cuenta Édgar sentado en su estudio.

A siete años de su creación, el éxodo de sus trazos los ha llevado a pintar más de 800 murales en ocho países distintos y, recientemente, a crear Mextonia, el primer festival de arte urbano en Estonia. Un hito en la historia de México: llevaron a creadores locales a Europa.

Mostramos que por primera vez en el país una organización mexicana -sin apoyo del gobierno- se fue a Estonia a ejecutar un festival completo con 6 mil metros cuadrados. Todo un monstruo de arte.

No hacemos solo arte callejero, creamos lo que nosotros llamamos transgrafiti, inspirado en el manifiesto que Siqueiros publicó en 1933 en Buenos Aires. Estos jóvenes se han apropiado del espacio público, tal y como lo dijo el muralista, plasmar las problemáticas sociales en los muros y apropiarse de ellos.

Por Scarlett Lindero / FOTOS: Leslie Pérez

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso