Mexicana y maravillosa

La bailarina texcocana se convirtió en la primera latinoamericana en recibir tal distinción, en una ceremonia realizada ayer en la capital rusa, en el Teatro Bolshoi.

El reconocimiento como Mejor Bailarina lo obtuvo por su papel de Julieta en la obra Romeo y Julieta. Foto: @ElisaCarrilloC
El reconocimiento como Mejor Bailarina lo obtuvo por su papel de Julieta en la obra Romeo y Julieta. Foto: @ElisaCarrilloC

Elisa Carrillo se sumó a una selecta pléyade de artistas, que incluye a Alicia Alonso, Mijaíl Barýshnikov, Julio Bocca e Isaac Hernández, al recibir los tres premios más relevantes de la especialidad: Alma de la Danza, del Festival Internacional Dance Open de San Petersburgo y Benois 2019, que recibió en Moscú.

La bailarina texcocana se convirtió en la primera latinoamericana en recibir tal distinción, en una ceremonia realizada ayer en la capital rusa, en el Teatro Bolshoi.

El reconocimiento como Mejor Bailarina lo obtuvo por su papel de Julieta en la obra Romeo y Julieta, estrenada en mayo de 2018 por el Staatsballett Berlin, del que es la principal figura femenina.

Al recibir la estatuilla, integrada por las figuras de una pareja de bailarines, Carrillo Cabrera evidenció su felicidad y dedicó a su familia, a quienes creyeron en ella y a México.

Quiero darle gracias primero a Dios y a mi familia…, porque siempre me ha apoyado; a la gente en México que ha creído en mí y a quienes me dieron la oportunidad de formarme; a quienes me abrieron las puertas en Europa: el Stuttgart Ballet, el Staatsballett Berlin y a sus directores, dijo.

Todos ellos me ayudaron a crecer artísticamente y a lograr este premio, que dedico especialmente a mi país, México, y al Estado de México, mi patria chica, subrayó.

La actividad incluyó una gala de ballet, cuyas ganancias se destinarán a ayudar a bailarines y coreógrafos retirados en el legendario recinto cultural.

La mexicana, nominada en la categoría de Mejor Bailarina, compartió el honor con el resto de los ganadores del codiciado premio, creado en 1991, para reconocer lo más destacado del mundo de la danza clásica en seis categorías: bailarina, bailarín, coreógrafo, diseñador, compositor y trayectoria.

EL RECONOCIMIENTO

Lleva el nombre del multifacético Alexandre Benois (Rusia, 1870-Francia, 1960), una de las figuras más prominentes en la historia de la danza clásica. Algunas de sus aportaciones a este arte fueron diseñar la escenografía o escribir el libreto de ballets como Sherezada, Sylvia y El pabellón de Armida; realizar decorados o vestuario para Las sílfides, Petrushka y Giselle, y contribuir a la creación de El pájaro de fuego.

Por Redacción de El Heraldo de México

¿Te gustó este contenido?