Los nuevos artesanos de la piel

La actriz Ximena Ayala y su papá, Adalberto Ayala, crearon Homohabilis una marca que busca introducirse en la nueva marroquinería mexicana

EQUIPO. En el taller trabajan cinco personas, quienes se encargan de cortar, coser y diseñar. Foto:  NAYELI CRUZ
EQUIPO. En el taller trabajan cinco personas, quienes se encargan de cortar, coser y diseñar. Foto: NAYELI CRUZ

Ximena Ayala explora junto a su papá, Adalberto Ayala, el oficio de la marroquinería en un taller ubicado en Coyoacán.

A diferencia de la peletería, en donde también se trabaja la creación de productos en piel, la marroquinería no elabora calzado, este oficio está especializado en bolsos y accesorios.

La familia Ayala comenzó a explorar este oficio en un viaje que hicieron a Francia; su primer corte de piel lo adquirieron en el mercado Montreuil, el más antiguo de París y el más grande del mundo. Adalberto Ayala comenzó a crear correas para sus caballos, y Ximena, fascinada por la moda y el diseño, propuso fabricar accesorios modernos.

Fue así como nació la marca Homohabilis, en donde padre e hija trabajan en bolsas, carteras, mochilas y portafolios. En la calle Belisario Domínguez, en Coyoacán, nacen estos productos que buscan introducirse dentro de la nueva marroquinería mexicana.

Esta nueva tendencia con el cuero y la piel, detalló la primera actriz, se caracteriza por el uso de colores metálicos, además, por el cuidado con el medio ambiente. Trabajamos con sucedáneo de piel de la industria de la tapicería y zapatería, recuperamos cortes de piel que ya no fueron utilizado, reciclamos material.

La magia de su oficio nace en León, Guanajuato, la meca de la industria en piel en México, de ahí adquieren el material. Cada producto utiliza un tipo de grosor distinto; para los portafolios es cuero, más denso; para las mochilas y carteras, pieles más suaves, como vacuno y piel de cabra para forrarlos.

 

Lo que más me gusta de la piel es su permanencia, entre más viejito más bonito y con más carácter. Son piezas que, conforme pasa el tiempo, van viviendo contigo y adquieren una personalidad, contó.

 

Homohabilis nació hace cuatro años, cuando aún no se hablaba de la nueva marroquinería mexicana, la piel en México siempre simbolizaba inaccesibilidad por su precio, además, que se relacionaba con la charrería, no había diseños contemporáneos, de ahí también nació nuestro interés por explorar, dijo Ximena.

La marroquinería que data del año 600 aC, está teniendo un nuevo rostro en el país al rescatar técnicas artesanales en el uso de la piel, con una nueva estética y diseño contemporáneo. Por ello Homohabilis, tiene un lema El futuro está hecho a mano. Nos interesa que en México se explore este oficio y que se conozca su origen y sus nuevas formas.

Me gusta la experiencia sensorial del material. Trabajamos con pieles que nos regalan algo diferente: una cicatriz o algo que la hace única y especial.- Ximena Ayala

 

Por Scarlett Lindero

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
ArtesEl tenor español protagonizará la ópera Simon Boccanegra en el Mariinski. Foto: Especial

Cantará en la noche blanca