Los 500 “Judas” de Frida Kahlo y Diego Rivera se exhiben en la CDMX

La colección hecha con la técnica de cartonería de la época colonial, inspiró a Diego Rivera para crear algunas de sus obras

El Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo exhibe estas figuras. Foto: Especial
El Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo exhibe estas figuras. Foto: Especial

 

La colección de 500 Judas hechos a través de un proceso de modelado de papel, que perteneció a Frida Kahlo y Diego Rivera, sigue cautivando al público en la Ciudad de México.

 

El Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo, del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, exhibe estas figuras obra de los artesanos Carmen Caballero y Pedro Linares, a quienes los pintores mexicanos admiraban.

 

Las piezas fueron hechas con la técnica de cartonería, arte popular mexicano que ha formado parte de las tradiciones nacionales desde la época colonial y que hipnotizó a Diego y Frida.

 

De acuerdo con un comunicado, el muralista Rivera descubrió a Carmen Caballero en un rincón del Mercado Abelardo L. Rodríguez y, desde ese momento, la nombró su Judera de cámara.

 

Como objeto plástico, expresión conjunta de estructura y color, en el arte del México actual, son indudablemente de lo más valioso. Su estructura es de gran pureza, armazón de carrizos y otate. Se revisten con material humilde de suma fragilidad y fácil conductibilidad, el papel corriente, dijo Rivera en su momento sobre los Judas.

 

Las figuras de Caballero, inspiraron a Diego para crear: Sábado de Gloria (1937), Lucila y los Judas (1951), El estudio del pintor (1954) y El niño Efrén José Antonio del Pozo (1955).

 

En tanto, Pedro Linares fue un artesano que procedía de una dinastía cartonera que comenzó en el siglo XVIII, cuya tradición familiar continúa activa en México y en el extranjero; sus piezas se exponen en diferentes partes del mundo.

 

Por: Notimex

 

Te puede interesar:

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
ArtesEn la Plaza Ángel Salas, del Centro Cultural del Bosque. Foto: Daniel Ojeda

De recreo en la cultura