La poesía, imaginar respuestas

El poeta presenta su primer libro con el que busca demostrar el orgullo de la comunidad latina en EU

Junto con Felicia
Chávez y Willie
Perdomo, coedita
la próxima antología, The BreakBeat Poets Vol. 4:
LatiNEXT. POR LIZETH BASALDÚA. FOTO: VÍCTOR GAHBLER
Junto con Felicia Chávez y Willie Perdomo, coedita la próxima antología, The BreakBeat Poets Vol. 4: LatiNEXT. POR LIZETH BASALDÚA. FOTO: VÍCTOR GAHBLER

José Olivarez es hijo de inmigrantes mexicanos y autor del libro de poemas
Illegal Citizen, con el que fue finalista del premio PEN/ Jean Stein y ganador del Chicago Review of Books Poetry Prize 2018.

Olivarez asegura que con este libro quería que las personas que ama estuvieran orgullosas. Muchos de los poemas son sobre mi familia, mi experiencia como chicano mexicano-estadounidense de primera generación, y quería escribir poemas que no fueran vergonzosos, ni avergonzados.

Además, cuenta que en su vida hay muchas cosas que, por vergüenza o por otras razones, sus padres no quieren hablar, por ejemplo, no hablan sobre la razón para abandonar México, por ello para mí la poesía es una de las maneras que puedo imaginar esas respuestas.

¿Por qué inspirarte en los migrantes?

El momento que me hizo poeta fue cuando mis padres decidieron mudarse de México a Estados Unidos, ése es el momento que crea muchas de las historias que son importantes en mi vida. Por ejemplo, yo pasé mucho tiempo cuando era un niño, en la oficina de abogado, pero mis papás no me dijeron por qué estábamos ahí. Creo que hay un poquito de vergüenza en ser inmigrante, en quebrantar la ley. Hasta años después me contaron por qué estábamos ahí.

¿Lo que buscas es que el migrante se sienta orgulloso de serlo?

Sí, porque muchas de las historias que cuentan sobre la comunidad inmigrante son tristes o como si fuéramos criminales. Para mí era importante escribir una obra que nos trate como completos seres humanos. No siempre estamos tristes, también sabemos cómo celebrar y reír, y quería un libro del que mi familia estuviera orgullosa.

¿Consideras que tu poesía genera comunidad?

Sí, he tenido la oportunidad de conocer a muchos estudiantes por leer mis poemas en escuelas, y siempre vienen a decirme que ahora ellos quieren escribir porque también tienen historias que contar.

¿Eres un ejemplo para los dreamers?

Ojalá, pero la comunidad de migrantes es mucho más que los dreamers. Para mí no es importante decir qué tipo de migrante uno es, creo que la gente que se está mudando para EU no son criminales. Nadie se va de su país por chiste. Mis padres siempre me contaban que hicieron un sacrificio por nosotros, entonces, es un gran sacrificio lo que todas esas familias están haciendo.

¿Qué le dirías a Donald Trump?

No tengo nada que decirle a esa persona porque nosotros ya sabemos que él habla sin pensar. Es más importante hablarle a mi gente, a mi comunidad. No escribí mi libro para tratar de cambiar la mente de los gringos porque a mí no me importa lo que ellos piensan, quiero escribir para la comunidad latina en EU; ojalá que eso sea lo que estoy haciendo.

¿Crees que la calidad de vida es mejor en EU que en México?

No lo sé. Una vez fui a cortarme el pelo con mi papá y había un señor mayor contando que se fue de México buscando dólares, pero sólo encontró dolores. Pienso que hay cosas que son más fáciles en EU, pero también hay otras muy difíciles.

¿El arte puede ayudar a evitar o, incluso, a terminar con la discriminación?

Para crear ese mundo tenemos que imaginarlo. Para mí, el arte, los poemas y las poesías son un modo de empezar a formar una respuesta para imaginar esas comunidades donde podemos vivir justamente.

 

 

POR LIZETH BASALDÚA

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
Artesesculturas Hourdé

Escultura emocional