Jorge Espinosa: Trabajador del arte

El artista mexicano es creador del paisaje espacial y llevó la música a los espacios públicos

EXPRESIÓN. En su estudio en la colonia Clavería, produce su obra pictórica y musical acompañado de recuerdos. Foto: EDGAR LÓPEZ
EXPRESIÓN. En su estudio en la colonia Clavería, produce su obra pictórica y musical acompañado de recuerdos. Foto: EDGAR LÓPEZ

Jorge Espinosa Carrizales es una figura reconocida entre los miembro del Jardín del Arte, donde ha expuesto su obra desde hace más de 50 años. Es también escultor y violinista. Sus paisajes espaciales causaron furor en los años 70 y, aunque se perfeccionó formalmente, inició como autodidacta en la música y la pintura.

Durante la preparatoria intercambió clases con un amigo: Vamos a hacer un trato, me dijo, te enseño a pintar y tú me enseñas a tocar el violín. Yo tenía 17 años. Así empieza el relato de vida de este artista.

Su casa estudio, un departamento al norte de la Ciudad está colmado de libros, pinturas, esculturas y fotos familiares. El aparente desorden de los objetos revela un espacio de presencias entrañables.

Una pequeña sala de grabación está junto al estudio donde hay cientos de pinceles, lienzos y muchos cuadros. Tiene dos bodegas de pinturas en las que destaca un retrato enorme de la cima de los volcanes.

En su primera etapa pintó escenas de esqueletos: Era una incógnita el más allá y empecé pintado calaveras. Cuando entré al Jardín del Arte fue lo primero que vio mi maestro, y dijo: ¡Ah, caray! Éste es El Muerto. Hasta la fecha así me conocen ahí.

Pionero del arte cósmico, sus obras lo llevaron a exponer en museos y planetarios de Estados Unidos; tiene piezas en las colecciones de la NASA y del Museo Smithsonian. Desde chico me intrigaba el universo; el paisaje espacial transformó mi vida, afirma.

Después quise pintar paisaje clásico. Es un cambio de paleta total. Y aprendió con su hijo, Jorge Espinosa Chacón, también pintor. Entré a trabajar con mi hijo porque él hacía ese paisaje y un día le caí en su estudio. Me vió y se sorprendió muchísimo: Papá, ¿qué haces aquí? Y aprendí con él.

El maestro Espinosa fue el primer artista en dar conciertos públicos en los centros comerciales de la Ciudad de México; se desplazaba de Plaza la Rosa a Galerías Coapa y a Lindavista con su violín y un amplificador. Acompañado de su hijo, Eduardo, también músico.

Hoy sigue produciendo música y pintura; su prolífica trayectoria es una muestra de que se puede vivir del arte.

ACTIVIDAD. Durante el día combina la escultura y la música. Foto: EDGAR LÓPEZ

 

PROCESO. En esta obra de paisaje clásico mexicano está dando los últimos detalles. Foto: EDGAR LÓPEZ

 

Por CARMEN SÁNCHEZ

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
ArtesVeinte mil leguas de viaje submarino fue publicado en 1869. Foto: Especial

Nemo llega a 150 años de viajes submarinos