Jesús Garcés Lambert, Director de cine: “Tenía una pared muy oscura, pero con mucha luz”

Jesús Garcés afirma que siempre ha tenido una fijación con la memoria, por eso filma la historia de la humanidad con profundidad

Jesús Garcés señala que más que ser un mexicano que vive en Italia, ahora tengo más bien una conciencia diferente Foto: Pablo Esparza
Jesús Garcés señala que más que ser un mexicano que vive en Italia, ahora tengo más bien una conciencia diferente Foto: Pablo Esparza

Jesús Garcés Lambert, reconocido por la Revista Forbes en el 2018 como uno de los mexicanos más creativos, vive en Roma, Italia, desde hace más de 23 años emprendió su sueño de escuchar a la vida para romper los paradigmas que pudieron esclavizar su sensibilidad y poder crear emociones a través de sus películas.

A los 24 años decido que no era feliz en la realidad que tenía y tengo que romper con todo, de manera inconsciente decido venir a Italia, recuerdo la fecha, 17 de mayo de 1996, fui a leerme el tarot, y si creo que hay una energía más fuerte que nosotros, y fui muy escéptico, pero me dice esta persona, -es la tercera vez que me viene una cosa del 17 del quinto mes, algo va a pasar en tu vida-, yo no le había dicho nada cuando me dijo eso, y así me vine, sin conocer a nadie, sin saber dónde llegar, tenía una pared muy oscura en frente, pero con mucha luz.

Foto: Pablo Esparza

Comienza a estudiar italiano y a caminar por la ciudad eterna, conociendo cada piedra, monumento, iglesia, y en este caminar, se encuentra con uno de sus ángeles como él la llama, una chica que participaba en la filmación de una serie italiana, y para el joven director con su inquieta curiosidad, se acerca a hablar con el personal explicando su situación de querer estar cerca de ese mundo, lo invitan a estar presente, y como buen mexicano, su creatividad y buen carácter, logró llamar la atención del director de la serie.

Yo le digo que era director de cine, me dice si quieres vente mañana, le extrañaba que un mexicano hiciera cine, no pensaban que esto pasara, no había un Cuarón, un del Toro.

Foto: Pablo Esparza

Cuando llego al set, ya todo estaba ocupado, entonces me puse a compartir café y agua con todos, ya sabes, ese espíritu mexicano que te haces leer inteligentemente, y de repente había una escena de extras como de 50 hindúes que hablaban sólo inglés, y el asistente de dirección no hablaba, así que me puse a organizar a los extras, y así el director dijo quién es ese que está organizando, al final me llamó para ser su asistente y me lleva para otra película.

Vendría una época de mucho aprendizaje, formaría una compañía de teatro, viaja para asistir a workshops, como el que fue hacer a Sarajevo, donde hace un video sobre una señora y su casa del otro lado de la línea.

Hago un video, sobre una mujer serbia que hablaba de su casa, yo me tomé un café con ella, de hecho el video se llamó Un café de la otra parte de la línea, lo ve la Rai, son cinco minutos de lo que era su casa, lo ve un productor que trabaja ahí, y me llama para estar con él, y así empecé hacer videos, con mucha lucha, nunca me desanimé, hacía un paso para delante y dos para atrás, las influencias cuentan mucho, pero me puse a picar piedra, y al final gente que vio mi trabajo, les gustó.

¿Qué buscas en tus documentales?

Yo trato de contar las historias que a mi me interesan, y las que son necesarias que contar, la belleza del arte puede cambiar a las personas, y el contar las historias duras de la vida, también, yo me muevo en estas dos cosas, lo importante para mí es poder llegar a muchas personas y poderles contar un poquito de la historia a cada uno.

Ganador del Globo de Oro por su documental Caravaggio, en cuerpo y alma, que tiene el récord de ser el documental más visto en Italia, Si tú aprendes a ver una obra de arte, aprendes a ver el mundo, Caravaggio fue una experiencia muy fuerte, el que actúa de Caravaggio es un ex mafioso, creció en la cárcel, y para él fue la primera oportunidad en su vida de ganar dinero sin el crimen.

La película le cambió la vida y la presentamos en una cárcel de máxima seguridad, y me contó lo que vivió estando ahí con la posibilidad de salir, eran 34 personas y mi gran sorpresa es que en la primera escena se ponen aplaudir, había gente que mataron, al final llegó uno que fue un jefe muy importante, y me abraza, y salí muy emocionado.

Foto: Jesús Garcés

Garcés Lambert cuenta que a la prensa europea les llama mucho la atención de por qué un mexicano cuenta la historia de Europa.

Los periodistas italianos, franceses o españoles generalmente me preguntan por qué un director mexicano hace una película de tema italiano o francés, y mi respuesta siempre es que la cultura mexicana es muy abierta, flexible, muy pura y profunda, tenemos la parte indígena, española y hemos aprendido a convivir con esto, pero por otra parte muy sensible a cualquier expresión, sea poesía, música.

¿Cómo ha sido tu evolución como director de documentales?

-Yo dejo México y me alejo de muchas cosas, y aunque al inicio hice películas con temas mexicanos como la lucha libre para la televisión francesa, o Manuel Álvarez Bravo, mi metamorfosis, más que ser un mexicano que vive en Italia, ahora tengo más bien una conciencia diferente, de lo que es tu creatividad, esta evolución de ser muy documentalista, veo muy claramente estos elementos muy claros del migrante, pero los transformo en elementos de ficción, ficción que parte de hechos reales-.

Yo acepto esta identidad de estar en dos lugares al mismo tiempo, así como estoy entre México e Italia, lo mismo me pasa con la realidad y la ficción, esto es lo que estoy viviendo ahora.

Foto: Jesús Garcés

Su piedra angular que ha influido en su vida, fue el libro de Rayuela de Julio Cortázar, Manuel Álvarez Bravo y estar en la Capilla Contarelli con la obra de Caravaggio.

¿Qué tan difícil es dirigir personas?

-Aprendí que tienes que ser sicólogo, mamá, papá, todo, cuando tienes un actor, productor, la nacionalidad cambia mucho, la más interesante es el contacto que puedes tener con la persona, es un camino de diálogo muy importante, ellos no son sólo piezas de la obra que yo quiero hacer, ellos me enriquecen, las películas tienen que ser una experiencia física-.

Su último documental fue para National Geographic, Where are you la historia de los migrantes que venían en la balsa de la foto tomada desde arriba. Ha participado para la BBC en Londres, CBS en Estados Unidos, para la televisión sueca, francesa, alemana, el Museo Metropolitano de Arte (MET) en Nueva York, ha seleccionado algunos de sus trabajos.

Para Jesús Garcés Lambert, siempre ha tenido una fijación con la memoria, por eso filma la historia de la humanidad con profundidad, paciente en narrar el pasado para hacerlo vivo en este presente, en no olvidar que se puede construir un mundo mejor.

Foto: Jesús Garcés

El documental para mí es el poder retratar el íntimo de las personas, de la realidad, hacer documentales es como tener un álbum de familia, la gran pasión de poder creer que, si yo sé hacer algo, poder contribuir para hacer un mundo mejor.

Jesús Garcés Lambert se mueve en la clásica motoneta Vespa, su mirada siempre esta dirigida a crear, a emocionar y transmitir, mexicano que sigue caminando por el centro de la capital italiana conociendo una nueva esquina, una nueva historia que sea eterna como la propia Roma que lo ha adoptado para seguir contando la vida misma.

Te puede interesar: La Noche de Mantequilla, el cuento que Julio Cortázar dedicó al boxeador José Nápoles

Por: Pablo Esparza

dhfm

¿Te gustó este contenido?