Hallan templo dedicado al dios del viento en el Centro Histórico

Fueron descubiertos los restos del Templo de Ehécatl y el Juego de Pelota de México- Tenochtitlan en el Centro de la Ciudad de México

FOTOS CORINA HERRERA
FOTOS CORINA HERRERA

Expertos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) hallaron el templo dedicado a Ehécatl, el dios del viento en la Gran Tenochtitlan, en el predio de la calle Guatemala número 16, del Centro Histórico de la Ciudad de México, informó el arqueólogo mexicano Eduardo Matos Moctezuma.

La secretaria de Cultura federal, María Cristina García Cepeda, señaló que en los recientes hallazgos está una cancha de juego de pelota en la que, según crónicas antiguas, jugó Moctezuma.

Matos Moctezuma explicó que a través del Programa de Arqueología Urbana (PAU), en distintos lapsos se ha efectuado la liberación del edificio dedicado al dios mexica del viento, de más de 30 metros de longitud.

También se descubrió una plataforma de nueve metros de ancho, delimitada por el cabezal poniente de la cancha del juego de pelota.

A escasos centímetros del excepcional descubrimiento, mencionó que en los últimos siete años, el PAU ha identificado a plenitud esa edificación, estructura rectangular de 34 a 36 metros de longitud que en su parte posterior tiene adosados dos cuerpos circulares, el mayor de 18 metros de diámetro, y se encuentran separados por un andador de 1.10 metros.

Frente al adoratorio de Tláloc, deidad fecunda que residía en el Templo Mayor, estaba el Templo de Ehécatl, divinidad que con sus vientos benignos barría los cielos y atraía la lluvia, informó el arqueólogo Raúl Barrera, del INAH, quien en 2010 halló estos vestigios de más de 500 años de antigüedad.

Bajo el piso de una escalinata remetida a la plataforma que limita al norte el juego de pelota, los arqueólogos ubicaron la única ofrenda ritual hallada hasta ahora en las excavaciones en Guatemala 16. Estaba conformada por varios grupos de cervicales humanas que aún guardaban su posición anatómica, y correspondían a 30 individuos cuyas edades oscilaban desde infantiles hasta juveniles.

La sección del Templo de Ehécatl que se observa al fondo sólo corresponde a una cuarta parte de su totalidad. Los frailes Durán y Torquemada mencionan en sus crónicas el templo dedicado al dios del viento, como un edificio circular con acceso al oriente y techo cónico de paja y cuando los sacerdotes entraban en él emulaban internarse en las fauces de una serpiente porque su acceso y el templo en sí, eran la representación de este animal.

 

INFORMACIÓN DE NOTIMEX / FOTOS CORINA HERRERA 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso