Gustavo Dudamel: Un gigante con espíritu de niño

El director más joven en guiar el Concierto de Año Nuevo de la Filarmónica de Viena, que es visto por más de 60 millones, nos habla en exclusiva de su proyecto con la niñez mexicana

@GustavoDudamel
@GustavoDudamel

El venezolano que a sus 25 años dirigió la Filarmónica de Viena es el mismo que escucha por las mañanas The Dark Side of the Moon de Pink Floyd, y que se declara fan de Led Zepellin, Café Tacvba, Oscar de León y Mecano. Gustavo Dudamel comenzó a estudiar música a los cuatro años y a dirigir a los 11. Ahora se embarca en una gira por el continente americano, una vez más, guiando a la legendaria orquesta vienesa para explorar las composiciones de iconos como Brahms, Mahler y Tchaikovsky.

“Es un orgullo estar frente a la Filarmónica de Viena, una institución tan importante en el arte de la música. Además, las ciudades que estamos visitando son emblemáticas en mi desarrollo como músico”. El director de 37 años recuerda que cuando tocaba con la Orquesta Infantil de Venezuela, tuvo la oportunidad de presentarse en Bellas Artes, por lo que repetir la experiencia, ahora de la mano de tan legendaria institución, es un sueño hecho realidad.

Con la gira Las Américas viajará casi 8 mil 500 kilómetros, de norte a sur, de un solo continente para demostrar que una orquesta es capaz de conectar a los países. “Para mí ha sido muy importante que no se vea una América dividida, sino una que nos representa, con nuestra tierra, historia, cultura y gente”.

Para el actual director artístico de la Filarmónica de Los Angeles, la música es un símbolo de la cultura y el arte, de unión. “Ahí están las venas de un cuerpo que está unido completamente. Siempre hablamos de Norte, Centro y Sudamérica, vemos las diferencias, pero no encontramos las conexiones. La cultura es universal y hace que la unión sea mucho más tangible”. Un ejemplo de esto es tener a una orquesta vienesa tocando Brahms en México, dirigida por un venezolano.

Pero Dudamel va más allá y está comprometido con su visión de que la música une y transforma vidas, por lo que apuesta por la combinación de las artes para construir puentes de entendimiento. Por ello, y como parte de la gira, el Instituto Nacional de Bellas Artes, la Fundación Arturo Márquez y la Fundación Gustavo Dudamel han creado Encuentros, un taller para jóvenes músicos. Del 1 al 4 de marzo, bajo la guía del maestro Dudamel, 300 jóvenes provenientes de programas artísticos de México, Canadá, EU, Puerto Rico, Venezuela, Argentina y Chile participarán en ensayos, debates y una presentación en Bellas Artes.

Su compromiso con los jóvenes y la música está alimentado por su propia experiencia en El Sistema de Venezuela, un programa iniciado por José Antonio Abreu en 1975, y que trabaja con una red de orquestas, coros, escuelas, centros de lutería y fabricación de instrumentos musicales, enfocados en  niños, en su mayoría, de bajos recursos. “Es de lo que nací, crecí en un proyecto maravilloso que me dio la oportunidad de construir una vida a través de la música”.

Cada vez que se encuentra a un joven haciendo música regresa a sus raíces. “Cuando veo a un niño soñando, como nuestro lema en Venezuela ‘Tocar, cantar y luchar’, y construyendo una vida a través de la música, me veo reflejado. Lo hermoso es brindarle acceso a la belleza, al aprendizaje y a la sana competencia que lo haga crecer”.

Pese a su intensa rutina, Gustavo disfruta estar arropado por los suyos. “Soy amante de lo sencillo, de cocinar y de poder compartir con mi esposa y mi hijo. Soy un muchacho”.

Su carrera, afirma, ha crecido de forma natural desde el inicio. Además de dirigir a la Filarmónica de Los Angeles, también es director musical de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela. Actúa como director invitado de algunas de las instituciones musicales más famosas, como la Filarmónica de Berlín. Sobre sus próximos pasos, dice ya estar planeando lo que vendrá en 2021 y 2022. “Disfrutar y que sean proyectos que me llenen y me hagan crecer es fundamental en mi proceso de organización de mi agenda”.

Acerca de sus presentaciones este 2, 3 (Palacio de Bellas Artes) y 4 de marzo (Auditorio Nacional), asegura que se siente honrado y que serán hermosas, dado que el público mexicano es maravilloso.

“Mi consejo siempre es tener una disciplina y desarrollarla bien, pero también dentro de un disfrute de hacer las cosas”.

“El arte es un derecho fundamental para los niños, porque a través de esa vía se crea un espíritu de creatividad, de crecimiento y un mundo de belleza”.

“La responsabilidad de trabajar con jóvenes y adultos no cambia; crecí dirigiendo una orquesta infantil y aquí estoy viendo a la Filarmónica. Tengo esos dos mundos que son parte esencial de mí”.

Reconocimientos: 

  • Recibió el Premio de Logro Cultural de la Sociedad de las Américas en 2016.
  • Le fue concedido el Premio a la Trayectoria Leonard Bernstein de 2014 por la Elevación de la Música en la Sociedad de la Escuela de Música de Longy.
  • Nombrado Músico del Año de Musical America’s 2013, uno de los más altos honores en la industria de la música clásica.
  • Fue votado en el Gramophone Hall of Fame.

60 conciertos  ha realizado con la Filarmónica de Viena.

11 conciertos incluye la gira Las Américas.

La gira: 

  • Nueva York 23, 24 y 25 de febrero.
  • Naples, Florida 27 y 28 de febrero.
  • Ciudad de México 2, 3 y 4 de marzo.
  • Bogotá 6 de marzo.
  • Santiago de Chile 8 de marzo.
  • Buenos Aires 10 de marzo.

 

Por Melissa Moreno

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
ArtesFOTO: BERNARDO CORONEL

Héctor Infanzón, el sonidista de la ciudad