FONART compra barato, vende caro

Los costos que establecen los intermediarios de los productos hechos a mano, no benefician a sus artesanos; por eso, buscan alternativas para sus piezas

FONART compra barato, vende caro

En los mercados populares de artesanías, como en la Ciudadela, una muñeca tradicional otomí de 40 centímetros, con sus vestimentas coloridas y trenzas de hilo, tiene un costo de 100 pesos. En la plataforma digital del Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías (Fonart), una pieza con las mismas características cuesta 311 pesos, obteniendo una ganancia de 200 por ciento, cantidad que no es para los artesanos.

Una de las formas de apoyo del Fonart es el acopio de artesanías, mediante el cual se beneficia a los creadores, pues el Fondo compra sus piezas para que después se vendan en sus tiendas y ayude a difundir el trabajo artesanal.

El problema es que el Fonart las adquieren a bajo costo para revenderlas hasta el cuádruple de su precio original y no existe un tabulador de precios para que nuestros artesanos sepan vender sus piezas en un comercio justo, dijo Socorro Oropeza, presidenta de la Unión Nacional de Productores Artesanales Coyolxauhqui, asociación que representa a más de 18 mil artesanos de 23 entidades.

Teresa Ortiz, dirigente de artesanos de Puebla de la misma organización, coincidió con Oropeza, la mayoría de las veces, los artesanos que acuden a vender sus productos al Fonart se quedan decepcionados por los precios que marcan, pero aceptan porque necesitan el dinero.

Otra de las vertientes de apoyo es a la producción, Ortiz contó que el financiamiento consiste en 2 mil 500 pesos a cada artesano, mientras que en su reglamento estipula que, en dicho rubro, se podrán otorgar hasta 15 mil pesos a cada creador.

En 2016, el Fonart apoyó a 48 mil 748 artesanos en 223 municipios, según el Informe de Autoevaluación Sobre de la Entidad del Ejercicio Fiscal 2016, en el cual se detalla de cuánto fue el presupuesto otorgado a cada vertiente de apoyo; sin embargo, no se da a conocer cuánto fue el monto total que invirtió en la adquisición de artesanías.

En él se informa, por ejemplo, que durante 2016 apoyaron en la producción a 17 mil 665 artesanos con más de 55 millones de pesos, es decir, a cada artesano, en promedio, se le dio un crédito de 3 mil pesos para realizar sus piezas.

Eulalio Beltrán Rosas, artesano de Atlacomulco, Estado de México, quien vende sus piezas en la Ciudadela, contó que un creador se gasta, aproximadamente cada mes de 3 mil a 6 mil pesos para la producción de las piezas que elabora. Él trabaja con la obsidiana.

Intenté acercarme al Fondo, pero la mayoría preferimos vender de manera independiente, aunque no hay muchos espacios para hacerlo y los que existen nos cobran, explicó.

A través de una solicitud de información de transparencia, Fonart informó que el presupuesto asignado a los apoyos que brinda a los artesanos creció en los últimos seis años. Tan sólo en 2012 contó con 112 millones de pesos y este año cuentan con más de 150 millones. Sin embargo, no detallan el total de apoyo en sus ocho vertientes.

DIFERENCIA ENTRE
ARTESANÍA Y MANUALIDAD

Una artesanía es un producto de identidad cultural hecho por procesos manuales auxiliados por instrumentos rudimentarios. La materia prima es de la región donde habita el artesano. Mientras que una manualidad es el resultado de un proceso de transformación manual o semindustrializado a partir de materia prima procesada.

CIFRAS:

12 millones de artesanos existen a nivel nacional según datos del INEGI

8 millones de los artesanos son mujeres

La adquisición de artesanías representa más de 4% del Producto Interno Bruto (PIB) en México

¿QUÉ SABER SOBRE LAS ARTESANÍAS EN MÉXICO?

– México es el tercer país más importante del mundo en elaborar artesanías, precedido sólo por India y China, de acuerdo con la base de datos estadísticos de comercio internacional de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

– Los artesanos son considerados como población subocupada, es decir, necesitan más de un trabajo, debido a que la actividad artesanal no les alcanza para cubrir sus necesidades básicas.

– Asociación Apapacho, La Cosita Chula y Handmade (de Amazon) son algunas de las plataformas que han nacido para que los artesanos puedan vender sus piezas con precios justos, no detallan el total de apoyo en sus ocho vertientes.

POR SCARLETT LINDERO

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
ArtesFoto: Especial

Quino desmiente que Mafalda esté en contra del aborto