Fascinación por la oscuridad

Mañana abre en la Ciudad de México la restrospectiva más grande, exhibida hasta ahora, del célebre creador de Alien; busca mostrar su faceta más artística

DÓNDE VERLA. Alien: El octavo pasajero, de Ridley Scott cumplió 40 años el 21 de noviembre. Foto:  Víctor Gahbler
DÓNDE VERLA. Alien: El octavo pasajero, de Ridley Scott cumplió 40 años el 21 de noviembre. Foto: Víctor Gahbler

Como todo artista H.R. Giger (1940-2014) le temía a sus propios monstruos; lo visitaban cuando se encontraba solo en la oscuridad. De ahí proviene el nombre de la exposición que el 4 de diciembre abrirá en México y donde se exhibirán obras inéditas que forman parte de colecciones particulares.

Solo con la noche, es una retrospectiva del creador de Alien, que presenta unas 200 obras originales entre pintura, escultura, fotografía y diversos materiales gráficos que causaron una revolución en la ciencia ficción de finales del siglo XX y principios del XXI.

Para traer a México una exhibición de tal magnitud, se necesitó la colaboración conjunta entre el Museo H.R. Giger, de Suiza; el centro de cultura contemporánea Le Lieu Unique, de Francia y Carlos Arenas y Diego González, curador y director, respectivamente, de la exposición.

Ésta es la retrospectiva más importante y grande de Giger en el mundo, es casi la misma que en Nantes, pero más grande, explicó Patrick Gyger, representante de Le Lieu Unique.

De acuerdo con Gyger, Alien sólo fue la punta del iceberg en la creación del artista: la exposición mostrará lo que hay detrás del más famoso de sus monstruos, además de colocar a quien mereció un Premio Oscar por efectos especiales, en el lugar que le corresponde dentro la escena del arte contemporáneo.

Para el historiador, Giger fue un artista que se adelantó a su tiempo, ya que entre las sombras y la oscuridad, logró visualizar temas como la guerra, las plagas, la sobrepoblación, la violencia y la conjunción de las máquinas con los cuerpos, este último, representación de uno de sus más grandes miedos.

A Giger le gustaba ser reconocido como pintor y artista, pero a raíz de su relación con Hollywood, fue encasillado como diseñador de monstruos; como surrealista, contó con una visión nada confortable, pero muy interesante del mundo de las sombras, el mundo real, explicó por su parte Carlos Arenas.

En las salas se podrán ver sus primeros dibujos a tinta, serigrafías, óleos y pintura al aerógrafo, además de trabajos que muestran su relación con la música, el cuerpo humano, la anatomía, los paisajes y su visión de la naturaleza.

POR AZANETH CRUZ

abr

¿Te gustó este contenido?