Exploran fervor Guadalupano

La muestra Virgen de Guadalupe, Arte y devoción, en el Museo Franz Mayer, revisa 400 años de historia de la imagen religiosa con fotografías y representaciones pictóricas

Foto: LESLIE PÉREZ
Foto: LESLIE PÉREZ

Una de las representaciones gráficas más antiguas de la Virgen del Tepeyac, la bicicleta de un peregrino y exvotos de la Basílica de Guadalupe son algunos de los 280 objetos que se muestran en la exposición Virgen de Guadalupe. Arte y devoción, que inaugura hoy el Museo Franz Mayer y que explora el fervor en torno a la figura religiosa.

La exposición del recinto cultural nació de una investigación sobre el libro Escudo de armas de México (1746), del historiador Cayetano de Cabrera y Quintero, el cual resguarda la biblioteca del Museo.

 

Estas crónicas sobre la imagen de la Virgen sirvieron de pretexto para recrear, analizar y reinterpretar la figura religiosa desde el siglo XVII; queríamos establecer un hilo conductor, que nos permitiera narrar desde el episodio de su aparición, hasta las representaciones más contemporáneas, con arte popular y objetos simbólicos, dijo Mayela Flores, curadora de la exposición.

 

La exhibición arranca con una copia original de la Virgen de Guadalupe, que data del año 1600, y es precisamente en la primera parte, que se expone un recorrido por las distintas versiones que se han realizado sobre la Morenita del Tepeyac.

Además, se exponen algunas representaciones de los espacios en donde se ha rendido tributo a la Virgen: templos, altares, edificios, santuarios, iglesias, junto con objetos de uso cotidiano, como cajas de galleta y playeras, que también representan el simbolismo religioso que tiene la figura.

 

 

Un segundo tema es Devoción: milagros, fe y lo sagrado, en donde se exponen exvotos, que fueron prestados de la Basílica de Guadalupe, medallas, y pinturas de autores anónimos.

La exposición se complementará con conferencias, un ciclo de cine, talleres y el curso para jóvenes Devoción en tinta. Tatuaje sacro, que propone analizar esta técnica como manifestación popular.

Como parte de la muestra, se exhiben dos series del fotógrafo Federico Gama, 12 D y Los iluminados, las cuales realizó desde 2007, cuando se convirtió en un fotógrafo peregrino, al acompañar todas las madrugadas del 12 de diciembre (Día de la Virgen de Guadalupe) a los devotos en su éxodo hacia la Basílica.

En ese peregrinar, Gama retrató a personas de distintas subculturas, culturas, clases y mundos sociales, según dijo. El fotoperiodista capturó a cholos, punks, emos y darks, por igual, como lo ha hecho desde hace 30 años, al registrar la contracultura en México.

 

Me interesa poner en discusión el tema de la discriminación y el racismo que existe sobre algunos jóvenes que, por su forma de vestir, son marginados. Estos jóvenes, en contexto de violencia, tienen necesidad de creer en algo, no son católicos, sino profundamente guadalupanos, explicó.

 

Por SCARLETT LINDERO

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
ArtesEste año se celebra la incorporación de la plaza a la Lista de Patrimonio de la Humanidad (Foto: REUTERS)

México protagoniza alfombra gigante floral