El homenaje continental a Nervo

Seis meses pasaron para que el cuerpo del poeta llegará de Montevideo, donde falleció, al Panteón de Dolores; en el trayecto recibió homenajes y diversas muestras de afecto

Amado Nervo fue poeta y prosista perteneciente al movimiento modernista. Foto: Especial
Amado Nervo fue poeta y prosista perteneciente al movimiento modernista. Foto: Especial

¿Por qué no abren esas ventanas para que entre la luz? Yo no quiero morir sin ver el sol, preguntó con voz agónica Amado Nervo. Algo advertía por los ataques de uremia que lo postraron en la cama, y por eso deseaba que las cortinas de la habitación 42 del Parque Hotel en Montevideo, Uruguay, se abrieran, pero era la madrugada del 24 de mayo de 1919 y no había un solo rayo de luz.

Murió abrazando el crucifijo que le obsequió su hermana monja. Junto a él estuvieron el escultor José Luis Zorrilla de San Martín; Belaúnde, ministro de Perú, y Daniel Muñoz, ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay, quien minutos antes había tomado de la mano a Nervo para darle fuerza y ánimo, pero el poeta mexicano le dijo: Siento que la muerte me entra por los pies. Baltasar Brum, presidente de Uruguay, envió un mensaje y un proyecto de ley a la Asamblea General, acaba de fallecer el Señor Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de los Estados Unidos Mexicanos en nuestro país, el alto poeta Amado Nervo.

El fallecimiento de Nervo constituye un duelo nacional no sólo por la representación que investía, sino también por ser una de las más elevadas expresiones de la intelectualidad de la América Latina. Se autorizó al Poder Ejecutivo tributar a honores de Ministro de Estado y depositar los restos del poeta mexicano en el Panteón Nacional mientras se realizaban los preparativos para traerlos a México.

Nervo había llegado a Uruguay para sustituir como ministro a Isidro Fabela, el 16 de mayo de 1919, había recibido el beneplácito el 13 de septiembre de 1918. En el Panteón Nacional, el ministro Daniel Muñoz dijo: Un deber ineludible del cargo que desempeñó.

¿ me pone en el duro trance de dar el adiós de eterna despedida Amado Nervo, y así lo nombró deshojado de toda la fronda de sus títulos protocolarios, porque la designación de Excelentísimo Señor […] era para él un simple aditamento adventicio […] y la excelencia de Amado Nervo tenía una virtualidad intrínseca, más personal, como que nacía de su propia entidad espiritual.

El 9 de septiembre de 1919, sus restos fueron colocados en un ataúd esculpido por José Zorrilla de San Martín, amigo del poeta, para embarcarlo en el buque militar Uruguay con destino a México. Zarpó de Montevideo. Se unieron como escolta los cruceros argentinos9 de julio y el 10 de septiembre. Hizo escalas en Río de Janeiro y Pernambuco, después en República Dominicana. Se le sumaron un buque escuela cubano y el cañonero mexicano Zaragoza, este último en La Habana recibió los restos y los trasladó a Veracruz. El 11 de noviembre de 1919 desembarcó en el puerto mexicano. Tres días después, el cuerpo llegó a la CDMX para el funeral. El 14 de noviembre una multitud se congregó frente a la SRE, de donde partió el cortejo fúnebre.El féretro se colocó sobre una plataforma rodante tirada por caballos, y fue sepultado en la Rotonda de los Hombres Ilustres en el Panteón de Dolores

Por París Alejandro Salazar

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
ArtesEl tenor español protagonizará la ópera Simon Boccanegra en el Mariinski. Foto: Especial

Cantará en la noche blanca