Derecho antes que privilegio

La Orquesta Sinfónica de Minería comenzó su Temporada de Verano 2019; la concertino Shari Mason recibe a El Heraldo de México en uno de sus ensayos y reflexiona en torno a su labor

PRESENCIA. La
comunicación entre
los miembros de la
agrupación es clave
para Shari Mason. Foto: Víctor Gahbler
PRESENCIA. La comunicación entre los miembros de la agrupación es clave para Shari Mason. Foto: Víctor Gahbler

Shari Mason es concertino de dos orquestas: la Sinfónica Nacional (OSN) y la Sinfónica de Minería (OSM). Siempre llega por lo menos una hora antes de cada concierto para calentar: Para mí es indispensable llegar antes de la presentación y sentirme con la libertad de repasar mis notas, lo cual me ayuda a encontrar mi concentración, dice.

A pesar de los años, los nervios antes de cada presentación siguen presentes: No dejo que me dominen, al contrario, esa adrenalina es algo que no se puede ignorar y si soy honesta, me gusta esa sensación confiesa.

Mason añade que lograr impactar a las personas, es lo más importante a la hora de subir al escenario. Cree que es mejor que al espectador le disguste el concierto antes que salir de la sala como si no hubiera presenciado nada: sin ningún sentimiento.

La destacada violinista mexicana recibe a El Heraldo de México previo a uno de sus ensayos con la OSM, agrupación que cumple su Temporada de Verano 2019. Mason dice que se trata de un evento digno de ser presenciado por propios y extraños: la programación de este año no aborda sólo un esquema temático –como en otras temporadas– sino que cada concierto es único con diversas propuestas.

Invito a todos los que aman la música clásica a presenciar un evento lleno de sorpresas con una orquesta repleta de matices; pero sobre todo invito a quienes nunca han presenciado en vivo la música de concierto, que no rechacen la oportunidad de vivir una experiencia única. Hace un mes toque en un concierto de cámara y la entrada fue de 20 pesos, además siempre hay descuentos para estudiantes.

Mason, quien es reconocida a nivel internacional por su manera de interpretar los clásicos, pone especial énfasis en la percepción que se tiene sobre la música orquestal: no es música para viejitos, tampoco es un espectáculo elitista, dice mientras reflexiona que la sociedad debe despojar a la melodía de prejuicios y vivir la experiencia de disfrutarla.

Sobre los recortes a la cultura, Mason exige a las autoridades que cambien la manera de concebir el arte como un privilegio: Es una necesidad y un derecho; en países nórdicos la educación musical está en la Constitución, y es impartida a todos los niños desde la educación básica. La violinista destaca además que la música desarrolla habilidades en el cerebro que no surgen con otra práctica: La meta como artistas es mejorar la vida en sociedad y con ella a nuestros gobernantes, no es la primera vez que existen recortes, pero espero que las cosas mejoren.

Shari Mason comenzó a trabajar en la OSM en 2003, año en que el fundador de la orquesta, Jorge Velazco, falleció. Debido a su proverbial técnica y estilo, paso de ser cuarto atril a convertirse en asistente de concertino y desde el 2014 es el primer violín.

Respecto a su trabajo con Carlos Miguel Prieto, asegura que la confianza es la clave: Hemos desarrollado una comunicación muy directa, si algo no le gusta me lo dice abiertamente y viceversa, esto es importante porque ahí radica la coordinación.

POR FANNY ARREOLA

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
ArtesEl encuentro incluye artes visuales, escénicas, literatura y gastronomía. Foto: El Heraldo de México

Arte por todos los rincones