Dan último adiós a Rius en el Museo del Estanquillo

Despiden a Rius, quien fue considerado uno de los referentes de la historieta política en México; falleciera el pasado 8 de agosto

FOTO: NOTIMEX
FOTO: NOTIMEX

 

 

Entre arreglos florales, coronas, un minuto de aplausos y la presencia cartonistas y público en general, autoridades de la Secretaria de Cultura de la Ciudad de México y del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) rindieron un homenaje de despedida al caricaturista mexicano Eduardo del Río Rius, en el Museo del Estanquillo.

Hasta la terraza del inmueble en el Centro Histórico capitalino arribó parte de la comunidad de caricaturistas, familiares, medios de comunicación y amantes de la obra del creador para reconocer su trabajo y decirle adiós a quien fue considerado uno de los referentes de la historieta política en México y falleciera el 8 de agosto pasado.

Con las cenizas presentes en una urna en color dorado, la directora del INBA, Lidia Camacho, lamentó la muerte de Rius, a quien recordó como un personaje que amplió el horizonte y la temática de los moneros en México.

Consideró además que Rius renovó el lenguaje de las caricaturas y fungió como un gran divulgador de temáticas que en términos generales estaban alejados de un gran público, y él las hizo asequibles, interesantes con su clara ironía e inteligencia.

Tras decir que con seguridad su legado permanecerá vivo y crecerá para las futuras generaciones y lectores, Camacho despidió de manera calida al autor de Los Supermachos y Los Agachados. Las cenizas del dibujante y divulgador permanecerán en el lugar hasta las 20:00 horas de este día.

En su oportunidad, Citlali del Rio Flores, hija del caricaturista, recordó que su padre rechazó todo tipo de homenajes, pero él nos dio permiso de hacer uno cuando falleciera y hoy ya toca.

… Él siempre dijo que el mejor homenaje que le podríamos hacer era leer sus libros y a la fecha sigue teniendo razón, expreso la hija a punto del llanto, al tiempo que aclaro que Rius dejó un legado gran y fue un maestro para muchos.

La esposa y hoy viuda de Rius, Micaela Flores García, dio las gracias a los asistentes y señaló que aunque ya no esté presente, siempre estará con nosotros en sus libros y dibujos.

A nombre de la Ciudad de México, el secretario de Cultura capitalino, Eduardo Vázquez Martín, expresó sus condolencias y externó su adiós a quien llamó un rebelde, que nos deja un legado: el no dejar de pensar, de reírnos y tener humor ante nuestras tragedias.

Nos quedamos un poco más solos, pero un poco más fortalecidos por esta presencia que nos hizo a todos más libres y que tanto nos enseñó, apunto el funcionario quien pidió un minuto de aplausos para despedir a Eduardo del Río.

La parte alta del recinto lució llena con la presencia de decenas de lectores de Rius, algunos de ellos portando cartulinas con muestras de apoyo hacia el cronista y extrañando sus caricaturas, ironía y personajes.

Minutos después, los ilustradores Rafael Barajas El Fisgón, Rafael Pineda Rape y el editor Aries Rosales ofrecieron una breve charla acerca de Rius, destacando su amistad, aportes y personalidad.

Rosales expuso que tras el vacío de Rius nos queda la invitación a la lectura y relectura de sus más de un centenar de libros que escribió, y añadió que su obra es tan vasta que seguro hay mucho por conocer y volver a gozar, asimilar o atesorar.

Tras un repaso por sus libros Las glorias del tal Rius y Mis confusiones: Memorias desmemoriadas, esta última publicada con motivo de sus 80 años, Rosales recordó este texto como una autobiografía personal, donde con cientos de textos e imágenes el ilustrador mostró gran parte de lo que hizo en 50 años de trabajo.

Entre bromas y chistes, El Fisgón planteó una serie de reflexiones sobre su amigo y colega, a quien dijo extrañar. Se ganó a pulso un lugar en el paraíso, a pesar de que no aspiraba a ir allá, entre otras cosas, nunca tuvo buenas relaciones con Dios, recordó.

 

POR NOTIMEX

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso