¡Dalí vive!

A partir de hoy, día en el que el artista cumpliría 115 años, el público podrá disfrutar en Estados Unidos de una experiencia de realidad virtual basada en inteligencia artificial que permite interactuar con él

LOS VISITANTES LO CONOCERÁN
LOS VISITANTES LO CONOCERÁN "EN PERSONA”. Se trata de una recreación de tamaño natural del artista surrealista, utilizando la técnica de edición de video y basada en el aprendizaje automático. Foto: Especial

Gracias a la tecnología, el pintor español Salvador Dalí resucitará este mes para dar la bienvenida, charlar e incluso tomar fotografías a quienes visiten el museo dedicado a su obra en San Petersburgo, Florida.

A partir del 11 de mayo, día en el que el artista surrealista (1904-1989) cumpliría 115 años, el Museo Dalí de St. Petersburg, que cuenta con más de dos mil obras, desde óleos, dibujos y acuarelas hasta grabados, fotografías, esculturas, documentos, libros y objetos artísticos, tendrá un atractivo adicional.

Dali Lives, (Dalí vive), es una experiencia de realidad virtual basada en inteligencia artificial que permite interactuar con un Dalí que luce como cuando tenía unos 50 años y habla inglés, español y francés con un marcado acento.

Yo no creo en mi muerte, ¿Y usted?, pregunta el español desde una de las pantallas instaladas en el museo para esta experiencia única.

Mi generación está acostumbrada a contemplar arte en dos dimensiones, pero el público joven necesita interactuar digitalmente con el arte, dijo el director del Museo Dalí de St. Petersburg, el californiano Hank Hine.

La institución que dirige Hine es un ejemplo de cómo los museos pueden cambiar para acoplarse a los tiempos. Hay que redefinir la experiencia de visitar un museo, subrayó Hine, quien advirtió que no todo se limita a utilizar nuevas tecnologías. También es necesaria cierta flexibilidad mental.

El fundamento del Museo de St. Petersburg es la valiosa colección de dalís atesorada por el empresario y filántropo Albert Reynolds Morse y de su esposa Eleanor Morse, que además de grandes compradores de sus obras fueron amigos del artista español y de su musa, Gala, desde los años 40 del siglo XX.

Décadas después, los Morse buscaban un hogar permanente para su colección y fue así como fue a parar a St. Petersburg, que hizo la mejor oferta y hoy recibe miles de turistas al año atraídos por un tesoro artístico que la hace única entre las ciudades de la costa oeste de Florida.

El museo, que abrió sus puertas en 1982 en una sede distinta a la actual y recibe unos 40 mil visitantes al año, quiere expandirse para poder organizar más experiencias como la instalación Dali Lives.

Dalí fue profético de muchas maneras y comprendía su importancia histórica, puntualizó el director.

Una vez escribió: si algún día muero, lo que es improbable, espero que la gente en los cafés diga: ‘Dalí ha muerto, pero no completamente’, señaló Hine al explicar este proyecto para devolverlo a la vida que ha sido posible gracias a la empresa Goodby Silverstein & Partners (GS&P) de San Francisco.

En el Museo Dalí de St. Petesburg no está prohibido tomar fotos como en otros museos del mundo. Es más, el Dalí virtual insta a los visitantes a tomarse selfies y los fotografía, dijo.

Por REDACCIÓN EL HERALDO DE MÉXICO

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
ArtesEl reconocimiento como Mejor Bailarina lo obtuvo por su papel de Julieta en la obra Romeo y Julieta. Foto: @ElisaCarrilloC

Mexicana y maravillosa