Cuando te llama la venganza

Alberto Barrera Tyszka expone el caso de un grupo de mujeres que busca su propia justicia en medio de la crisis Venezolana

RESIDENCIA. El escritor venezolano radica actualmente en México. Foto: LESLIE PÉREZ
RESIDENCIA. El escritor venezolano radica actualmente en México. Foto: LESLIE PÉREZ

En su más reciente libro, Mujeres que matan (Random House), Alberto Barrera Tyszka se centra en un club de lectura de mujeres, quienes poco a poco comienzan a compartir historias personales llenas de cicatrices y pérdidas, hasta que terminan siendo cómplices de un crimen.

 

No decidí que fueran asesinas; en un principio quería indagar en el universo femenino y construir una historia con heridas determinadas y en un contexto impune y de violencia institucional, explicó el autor caraqueño.

Barrera Tyszka venía de escribir Patria o Muerte (Tusquets), una novela en la que Hugo Chávez está muy presente, además de ser articulista de temas políticos, por lo que buscaba escribir algo distinto. Intenté ubicarla en México y no avanzaba (la novela). No me hallaba, después descubrí que era porque no estaba en Venezuela, que la historia tenía que estar ahí porque es lo que me duele, es lo que me pesa. De eso es sobre lo que uno escribe. La realidad invade lo que uno narra, no puedo evitarlo, dijo.

Además, decidió no nombrar directamente al país, con el propósito de darle una dimensión más amplia. Me parecía que la gente podía entender el contexto. Todo tenía un ámbito de ciencia ficción que me gustaba. El Alto mando existe en Venezuela. Hay una cosa cercana para los venezolanos, pero para el resto de los lectores tiene una connotación orwelliana. Es el poder de la lectura que cada quien le da.

En este contexto de dominación militar y crisis, no hay justicia, por lo el escritor se cuestiona : ¿Es legítimo tomar la justicia por propia mano? ¿Qué pasa con los seres humanos que estamos al borde y decidimos que se puede matar sin culpa?

Vengar parece estar justificado. Es un dilema que me interesa trabajar, y es bueno pasarle esa pregunta al lector, agregó el caraqueño. Entramos en esa relación del ser humano con el verbo matar, que es una cosa que yo no tengo claro, pero que está respirando como pregunta en el libro.

Sobre Maduro y si lo ha llegado a inspirar para escribir sobre él, afirma que no lo subestima, ya que tiene unas cosas como pintorescas. Sin embargo, no tiene el carisma de Chávez, que era un tipo con un talento especial, que, sí representó un cambio y refundó el caudillismo militar latinoamericano, lo reinventó.

Maduro legó y dirige una corporación que se ha repartido el país y trata de sobrevivir.

 

Por MELISSA MORENO

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
ArtesRESPETO. Los marineros diseñaron con exactitud la imagen de la iglesia. Foto: Notimex

Marineros franceses rinden homenaje a Notre Dame