Conviviendo con los pecados

La galería de arte ubicada en Polanco presentó las nuevas obras del Colectivo Rubicó y la colaboración de un reloj diseñado para la casa por el joyero Yvan Arpa

RUBICÓ. Se
presentó la edición
de un reloj inspirado
en la casa, hecho
por el diseñador
Yvan Arpa. FOTOS: FOTOS: YAZ RIVERA
RUBICÓ. Se presentó la edición de un reloj inspirado en la casa, hecho por el diseñador Yvan Arpa. FOTOS: FOTOS: YAZ RIVERA

Un arco formado por ramas de un árbol de manzanas instalado en la entrada de la galería de arte Rubicó creaba un ambiente de fuerzas malignas que envolvía a cada uno de los asistentes, que acudieron a la presentación de nuevas obras.

En un performance, Lujuria convivía con pereza; ira, gula y avaricia invitaban a los presentes a observar las creaciones; mientras que envidia y soberbia mostraban la colaboración del joyero de relojes suizos Yvan Arpa: una pieza inspirada en la galería y diseñada para su director creativo, Gonzalo Ortiz Blanco.

Esta obra está inspirada totalmente en el diseño de Rubicó y en sus obras; considero que sus colores azul y rosa van muy bien con este proyecto.

El diseño es muy similar al Sol del Calendario Azteca y cada movimiento de las piezas representa una calaca-esqueleto, similar a la tradición de Día de Muertos, explicó Arpa.

 

 

Para el relojero, México es un país que le inspira, ya que su cultura, tradiciones, comida y con la gente ha logrado construir una conexión muy especial.

Al término de la presentación de Arpa, los artistas que representaron a los siete pecados capitales durante el performance, invitaron a observar las nuevas obras del Colectivo Rubicó:King Kong, Cabeza de Medusa, La lagartona de tu amiga, Puertas giratorias de Dalí, Blanca Nieves y Reina Grimhilde, El rostro de la avaricia y Pérdida de la inocencia, que utiliza ilustraciones de personajes de Disney.

POR MANUEL CAMACHO-ZAZUETA

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
ArtesVeinte mil leguas de viaje submarino fue publicado en 1869. Foto: Especial

Nemo llega a 150 años de viajes submarinos