Clásico cuestiona la feminidad

La actriz Cassandra Ciangherotti interpreta a este personaje en La señorita Julia, título del clásico de August Strindberg, de 1889

FOTO: Especial
FOTO: Especial

Julia, una joven de la nobleza europea del siglo XIX, decide romper con las normas tradicionales de su condición social y se aventura a explorar nuevas experiencias; por ello escapa al mundo de los bajos fondos, en donde conoce a Juan, quien la hará cuestionarse sobre su femineidad en una sociedad moralista y represiva.

La actriz Cassandra Ciangherotti interpreta a este personaje en La señorita Julia, título del clásico de August Strindberg, de 1889, la cual se presenta hasta el 27 de septiembre en el Teatro Milán.

August Strindberg es considerado el renovador del teatro sueco y precursor del teatro de la crueldad y teatro del absurdo. El autor era un visionario, esta pieza plantea a dos personajes que tienen conflictos diferentes, el de Julia es un problema de género ante la sociedad y el de Juan de clase social, en ambos encontramos un abuso de poder: ella es juzgada por ser mujer y él por ser un lacayo, contó Ciangherotti.

 

FOTO: Héctor Ortega

 

Para la actriz, Julia es un personaje que nos habla de una femineidad enojada, oscura y desgarrada. Ella se revela ante los estereotipos, ante las circunstancias de su vida acomodada. De cierta manera me resulta heroica.

Sobre el texto original, la actriz que ha estado nominada dos veces al Premio Ariel, explicó que Strindberg decía que él mismo era la señorita Julia. Fue una obra escandalosa en su época, estamos hablando de hace más de 100 años de su creación; el dramaturgo abordó su propio aspecto femenino, por eso retrató la condición de las mujeres: el sometimiento sexual, el rol y la maternidad.

En ese sentido, Julia, según la actriz, tiene un deseo profundo de expresar su femineidad en un aspecto luminoso, positivo, me parece que lo que trata de expresar es que no podemos imitar a los hombres; sabe que su madre falló en educarla así, ella dice: déjenme ser vulnerable y pasional.

Un tercer personaje en la obra es Cristina, interpretado por Xóchitl Galindres, una cocinera con quien también se relaciona y que sirve como guía moral y conciencia, ha explicado el director Martín Acosta.

EL RETRATO CONTEMPORÁNEO

Los protagonistas viven en un constante juego de poder y es a través del erotismo y la pasión que ambos van destapando sus verdaderos deseos. El problema es que él tiene mucho resentimiento, Julia ocupa un lugar que a él le hubiera gustado habitar, dijo Cassandra.

Juan es un poco adolescente, inmaduro, como lo son los hombres de su época y de la nuestra, quiere que la señorita Julia sea decoración, y conseguir sus objetivos a través de ella, pero está muy lejos de entender qué es el amor. Esta relación es la que plantea los conflictos entre las clases sociales y de género desde la época antigua.

Pienso que, en este sistema piramidal, que nos hemos inventado de valores darwinianos, en donde el más fuerte sobrevive o que el pez grande se come al chico, desprestigian mucho otros valores, como humanidad, la compasión, el altruismo, la conciencia sobre el otro y sus oportunidades, es muy puntual el ensayo de Strindberg con la obra, los dos son víctimas de una psique colectiva.

Sobre las presentaciones del montaje:

  • El Teatro Milán está ubicado en la calle Lucerna 64, colonia Juárez.
  • Señorita Julia se presenta todos miércoles y jueves a las 20:45 horas.
  • La obra es para mayores de 15 años y estará en temporada hasta el 27 de septiembre.

 

Por Scarlett Lindero

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
ArtesEste año se celebra la incorporación de la plaza a la Lista de Patrimonio de la Humanidad (Foto: REUTERS)

México protagoniza alfombra gigante floral