Busca darle “alas” a migrantes

Nueve esculturas conforman la exposición alas de la ciudad, instalada en California, la cual busca visibilizar a los indocumentados

Foto Especial
Foto Especial

La migración es el gran tema del siglo XXI, según el escultor Jorge Marín, quien recientemente presenta nueve piezas que buscan entablar un diálogo entre mexicanos y estadounidenses a través de sus alas.

La muestra Alas de la ciudad se encuentra en Santa Ana California, en donde 80 por ciento de la población es de origen hispano.

No pudimos haber encontrado un mejor marco para llamar la atención sobre este tema que afecta las vidas de tantas personas, dijo Jorge Marín.

Las obras que han sido expuestas en otras ciudades, como Dallas, Brownsville, Houston, Fort Worth, San Antonio, Denver y Anaheim buscan ser críticas y, según Marín, dar voz a los que no la tienen.

Me di cuenta de que el arte es un vínculo que permite la reflexión de diferentes formas, es una manera de visibilizar estos problemas que sufren los migrantes en Estados Unidos.

Lee más: Rivelino inaugurará instalación escultórica monumental

La expresión artística es la capacidad de hablar 100 idiomas diferentes a través de un solo lenguaje, explica Marín, quien ofrece su obra como un medio para que todos aquellos que conocen los retos de la migración, puedan verse reflejados en ella y repliquen un mensaje de apertura y oportunidad, que es lo que les permitió partir en un primer momento.

¿Buscas establecer una lectura política en tu obra?

No necesariamente, pero sí me interesa la reflexión y la inquietud que provocan. A estas personas hay que sacarlas del anonimato, el micrófono en este caso es para que las personas que hoy lo necesitan, tengan un mensaje, un espacio para expresarse. Independiente de las escultoras, lo importante es llevar este tema a la mesa.

En el contexto que se vive en la era de Donald Trump, ¿qué valor cobran estas piezas?Las grandes obras siempre acaban involucradas con el contexto, se usan como símbolo, se van adoptando de acuerdo con sus necesidades de expresión. Toda la población juega a hacerla suya y a tenerla como una experiencia particular que puede generar el despertar para seguir consumiendo arte. Lo que me interesa es el efecto espejo que puede tener una obra para el que la ve, tiene que motivar esa inquietud, generar cuestionamientos.

Por Scarlett Lindero

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
ArtesCUARTOSCURO.

Las letras invaden el Palacio de Minería