Betsabeé Romero mezcla lo artesanal con la tecnología

Betsabeé Romero instala una ofrenda en la Estela de Luz y continúa exponiendo su obra simultáneamente en distintos países

Se trata de una instalación high tech, opuesto a lo tradicional: fue muy interesante porque tomé
como base la gastronomía. Foto: NALLELY CRUZ
Se trata de una instalación high tech, opuesto a lo tradicional: fue muy interesante porque tomé como base la gastronomía. Foto: NALLELY CRUZ

Todos somos migrantes si tomamos en cuenta el camino de la vida a la muerte. Así lo considera la artista Betsabeé Romero, quien en este momento tiene una exposición en la Casa de México en España; otra en la Galería de Arte de la Universidad de York, en Toronto; cuatro piezas más sobre una avenida principal en Washington y, para mañana, una ofrenda de Día de Muertos multimedia, en las escalinatas de la Estela de Luz en la Ciudad de México.

Opuesto a la tradición artesanal que implica poner un altar para recordar a nuestros muertos, esta vez, Betsabeé se apoyó en la tecnología para realizar una instalación vertical, horizontal y ascendente, sobre la que los visitantes podrán caminar y apreciar los detalles al mismo tiempo. Inspirada en la gastronomía mexicana, la artista quiso realizar un homenaje a ciertos ingredientes nacionales, por medio de fotografías que forman mosaicos cromáticos con movimiento.

Romero reconoció que la cultura gastronómica mexicana es muy amplia. La mayoría de los altares proviene del sur del país, pero dependemos de las diferentes plantas que se dan en cada estado, por ejemplo: las ofrendas de Veracruz son diferentes a las de Puebla, Oaxaca y Tabasco.

La artista disfruta todo el despliegue que existe sobre catrina y alebrijes en las calles, pero también considera necesario que el público se fije en los detalles que marcan las diferencia entre cada zona del territorio mexicano, una oportunidad que ofrece con su nueva instalación en el Centro de Cultura Digital

La gente podrá caminar encima de los mosaicos que la integran y, al mismo tiempo, apreciar imágenes en el muro y en las escalinatas del lugar. De frente se podrán ver un Tzompantli de calaveras de azúcar, que tradicionalmente tienen un nombre en la frente, pero esta vez, ese lugar estará vacío en honor a los muertos desaparecidos o difuntos desconocidos, aseguró.

El viaje de Betsabeé

Durante este año, Betsabeé Romero logró colocar cuatro exposiciones de forma simultánea y, aunque cada una de ellas implica hacer un trabajo por más de tres años, fue en tan sólo mes y medio donde se inauguraron todas.

Estoy muy contenta, ahora mismo me tienen trabajando para dos universidades que son intercambios y colaboraciones. Todo esto conlleva investigación y apoyo de instancias académicas que no tienen presión de un mercado, ni la intensión de vender algo.

Romero realizó diálogos con personas que representan a comunidades indígenas y culturas vivas, desde Canadá y América del Sur. En todos estos lugares hay rasgos similares por su buena relación con la naturaleza, su sentido de colectividad, su entorno lleno de símbolos y su armonía con los animales. Todo este modo de relacionarse con la naturaleza y de respetar a los ancianos es algo que se puede encontrar en todas las culturas indígenas de las cuales México tiene una parte importante muy viva.

Dando batalla en territorio del enemigo

México está en un momento de coyuntura política y social muy importante a nivel nacional, afirmó la artista visual, quien este año recibió fue invitada por el Museo de la Mujer y el Consulado mexicano, para montar cuatro piezas sobre la avenida New York, en Washington D.C.

La pintura tiene que ser un pivote o instrumento para tener una bandera como país latinoamericano y ser defensor de una política cultural de migración. Estas piezas, están en el camellón de una calle muy importante, cerca de la Casa Blanca. Me invitaron porque soy mujer, mexicana y saben que estoy inmersa en el tema de la contaminación y los migrantes en el mundo. Todos estos tópicos cuestionan la política de Trump.

Betsabeé recibió esta invitación como un halago, pues sólo cuatro escultoras han expuesto en este lugar antes que ella.

Romero había sido candidata desde hace cuatro años y recibió el apoyo de un comité curatorial del Museo de la Mujer. Con este trabajo pude comprobar que sí se pude dar la batalla, incluso en el campo del enemigo. Las instancias culturales tienen bases comunicadoras en todos los lados de la frontera y esas oportunidades las debemos aprovechar los artistas y promotores de cultura.

Nueva obra en el Estela de Luz

Por medio de fotografías de 55 centímetros cuadrados, con un estilo mandala, Romero realizó algunas composiciones circulares donde hay platillos como mole, dulce de calabaza, pozoles y tamales, todo esto con sus respectivas bebidas, recipientes e instrumentos para cocinar, además de algunas calaveritas de azúcar y pan.

En el mundo:

  • Estuvo trabajando con indígenas canadienses de New Credit First Nation.
  • Colaboró con estudiantes de la Universidad de York para construir seis montajes que se exhiben desde septiembre en la Galería de Arte de AGYU.
  • Presentó Círculos tejidos de caucho, papel y espejo, en la apertura de la Casa de México en España.
  • 26 de octubre inaugura en la CDMX.

 

Se trata de una instalación high tech, opuesto a lo tradicional: fue muy interesante porque tomé como base la gastronomía.

Es un homenaje a los platillos fundamentales, un mosaico de posibilidades cromáticas que van del gusto del tacto.

 

Por Julián Téllez

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
ArtesVISIÓN. El autor francés predijo datos como la forma cónica del cohete. Foto: Especial.

El viaje soñado por Verne