Banksy, la exposición no autorizada

Una muestra no autorizada del artista urbano llega a Madrid e incluye un mural que hizo para Greenpeace, valorado en 1.9 millones de euros

RECINTO. Está instalada
en IFEMA, Feria de
Madrid. Foto: Cortesía
RECINTO. Está instalada en IFEMA, Feria de Madrid. Foto: Cortesía

El genio y el desvergonzado, el provocador y el artista. Todas las caras de Banksy están retratadas en la exposición que ayer abrió sus puertas en Ifema de Madrid, una experiencia multisensorial que incluye obras originales y reproducciones de edición limitada que hablan de política, violencia y consumismo.

 

Banksy es el artista que siempre rompe las normas, pero su finalidad no es esa, sino poner el foco en los problemas del mundo. Nuestra exposición también rompe las normas, porque está hecha sin el consentimiento del propio artista, señaló Alexander Nachkebiya, uno de los organizadores.

Banksy, ¿genio o vándalo? es la primera gran muestra en España sobre ese grafitero anónimo y podrá visitarse hasta el 10 de marzo de 2019.

El recorrido por la muestra se inicia con una instalación audiovisual envolvente creada especialmente para la ocasión; después, en la penumbra de cada sala, brillan una serie de obras originales, esculturas, instalaciones, vídeos y fotografías que permiten que al final del recorrido el visitante pueda votar si Banksy es un genio o un vándalo.

La muestra no está pensada para vender su arte, pero si alguien quiere comprar una obra, podemos conectarlo con el coleccionista y, si hay acuerdo, podría adquirirla, apuntó Nachkebiya tras señalar que el precio de las obras varía entre 31 y 2.1 millones de dólares.

La pieza más cara es un enorme grafiti pintado sobre un muro de ladrillo titulado como Stop Esso, en alusión a la campaña que lanzó Greenpeace en el año 2000 para boicotear a esa petrolífera por sus efectos nocivos sobre el medio ambiente.

También destacan las serigrafías originales de obras tan conocidas como Código de barras, Ríe ahora o El amor está en el aire, así como una reproducción del estudio del artista y una sala en la que los visitantes pueden verse a sí mismos en varias pantallas, lo que se traduce como una crítica a las cámaras de vigilancia que en las calles del Reino Unido graban de media 300 veces al día a una persona.

Entre las obras más reconocidas está una serigrafía original de la serie Niña con globo, similar a la que se autodestruyó en Sotheby’s tras ser subastada por más de un millón de euros, y que está acompañada de una pantalla en la que se reproducen la noticia publicada en diferentes medios.

 

Por REDACCIÓN EL HERALDO DE MÉXICO

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
ArtesPÚBLICO. Espacios que fueron construidos en
las pasadas administraciones serán abiertos. Foto:  LUIS CARLOS SÁNCHEZ

Los Pinos abre nuevos espacios