Art déco, más que una moda

Colonias como la Hipódromo Condesa, Juárez y Centro tienen edificios de este estilo, que fue el primer movimiento arquitectónico mexicano del S. XX

EDIFICIO VICTORIA. En López 44, col. Centro, se conserva éste inmueble habitacional. En la imagen, su patio interior. Foto: Especial

Un total de 11 colonias de la Ciudad de México concentran los edificios más representativos del art déco, estilo arquitectónico que irrumpió en México hace ocho décadas, pocos años después de su presentación mundial en París, en 1925. La Hipódromo Condesa, la Roma Norte y Sur y el Centro Histórico, pero también la San Rafael, la Juárez, la Doctores y la Condesa, conservan ejemplos de éste movimiento que en México, fue más que una inspiración pasajera.

En la Hipódromo Condesa al menos 46 edificios, con características puras y bien definidas de art déco, siguen en pie: vanos adintelados en las ventanas, arcos poligonales y frisos decorativos en piedra, revelan su manufactura. Una ruta del estilo por está colonia tendría que incluir los edificios de Popocatépetl 36, Avenida México 25, 107 y 198 y los números 63 y 69 de Ámsterdam.

Lo mismo sucede en la Roma Norte donde aún existen edificios netamenta art déco, como el de Querétaro 109 y otros, de uso habitacional, como los de Tonalá 177, Yucatán 95, Coahuila 192 y San Luis Potosí 187. Con elementos más sutiles y en condiciones más deplorables, inmuebles como Dr. Olvera 214, Dr. García Diego 211 y Dr. Liceaga 177, incluyen a la Doctores en la lista art déco.

Y es que en México, afirma la investigadora Carolina Magaña Fajardo, el estilo fue más que una moda. El país se encontraba en los años de la postrevolución y se planteaba la necesidad de definir una identidad nacional. Para la década de los 20, del siglo XX, México no acababa por definirse por el estilo neocolonial, colonial californiano, neoindigenista y del movimiento moderno, que ya estaban presentes, pero ahí estaba, sin embargo, el art déco.


INVESTIGACIÓN. El art déco en Ciudad de México (Siglo XXI/ Universidad Anáhuac, 2019) se presenta el 28 de febrero, a las 15:00 horas, en la FIL de Minería. Foto: Especial

El estilo había irrumpido mundialmente en 1925, en la Exposition Internationale des Arts Décoratifs et Industriels Modernes, de París, y rapidamente voló como una moda a países tan diferentes como China, India, Argentina o EU: Todo mundo se alborotó y se vuelve moda internacional. A México también irrumpió, pero acabó por quedarse: A diferencia del resto de los países, aquí se convierte en un movimiento arquitectónico; personajes como (José) Vasconcelos, Adolfo Best Maugard, pintores y muralistas como Frida Kahlo y Rivera, empiezan a preguntar ¿qué es ser mexicano? Había cinco corrientes arquitectónicas, junto con el art déco, y cada una estaba buscando diferentes formas de representar lo mexicano, cuenta Magaña.

Aunque hay ejemplos del estilo en Mérida, Morelia, Guadalajara, Sonora y Sinaloa, lo más importante es que en la Ciudad de México, aporta cines, casas-habitación, edificios gubernamentales, espacios urbanos, fuentes, bancas, iglesias; esto nunca se había dado antes. El art déco se convierte en el primer gran movimiento arquitectónico de México en el siglo XX y se quedó por más de 15 años, afirma.

Magaña ha elaborado uno de los escasos estudios sobre el estilo en la ciudad. Titulado El art déco en Ciudad de México (Siglo XXI-Universidad Anáhuac México), su trabajo presenta una retrospectiva del movimiento, con fotografías de Paulina Lavista y de ella misma, contabiliza los edificios que aún existen en 11 colonias y elabora una tipología del estilo.

Mucha gente sigue pensando que es sólo decorativo, pero es mucho más que eso, para México representó la identidad que buscaba, concluye.

EL ART DÉCO EN LA CDMX

En los edificios con elementos del estilo se conservan museos, oficinas, y, principalmente casas-habitación.


 

POR LUIS CARLOS SÁNCHEZ

abr

¿Te gustó este contenido?



Escribe al menos una palabra.