Ante la crisis, cultura

La máxima casa de estudios otorgó el reconocimiento a 10 personajes nacionales y extranjeros por sus labores en favor de la sociedad y el conocimiento

CEREMONIA. El cineasta mexicano Alejandro González Iñárritu fue investido este año. CUARTOSCURO
CEREMONIA. El cineasta mexicano Alejandro González Iñárritu fue investido este año. CUARTOSCURO

La investidura de 10 destacados científicos, pensadores y artistas mexicanos y del mundo, como doctores Honoris Causa de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) dibujó un panorama difícil: Estamos ante un mundo fragmentado, donde predomina y se contrapone el patriotismo con el globalismo, donde el multilateralismo está pasando por su peor momento, sentenció la bióloga y diplomática Alicia Bárcena Ibarra.

La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) de la UNESCO, habló ayer en nombre de los seis hombres y cuatro mujeres que recibieron la distinción. Los jóvenes están en la desazón, el desencanto, la desconfianza, el enojo, los jóvenes están enojados y tienen razón: en el peor de los casos los estamos arrojando al delito y la ilegalidad (…) en lugar de traerlos al estudio, a la Universidad, agregó.

El ambiente actual, dijo, es propicio para viejas y nuevas amenazas: irrumpe la xenofobia que hace del migrante una amenaza despojándolo de la dignidad que le es intrínseca.

En el inicio del procedimiento para elegir al rector de la UNAM para el periodo 2019-2023, el acto de investidura (definido por la Junta de Gobierno el 14 de junio pasado) tuvo lugar en la Sala Nezahualcóyotl del Centro Cultural Universitario. Frente a ex rectores y otros honoris causa, el rector Enrique Graue entregó el reconocimiento además a los científicos Julia Carabias, José Antonio de la Peña, María Elena Medina-Mora, el economista Rolando Cordera, el ingeniero Roberto Meli y el cineasta Alejandro González Iñárritu, de México.

El jurista italiano Vincenzo Ferrari se refirió a la crisis en las instituciones: Mucho nos hace falta todavía por entender y explicar la actividad que los humanos desarrollan para reflejar su vida en un ambiente, como decía Niklas Luhmann, complejo y contingente, por terror de riesgos e incertidumbres, especialmente visible, hoy en día, en la grave crisis de instituciones; una crisis que pone en peligro conquistas históricas de libertad y de igualdad, que son la misma cosa.

Retomando a los doctorados, el rector Graue remató: No son épocas fáciles, vivimos inciertos ante la búsqueda de modelos económicos que den respuesta a las necesidades de la pobreza, compartimos un mundo donde las fronteras son defendidas por nacionalismos artificiales, demagogos y trasnochados. Frente al desaliento quedó el brillo de los homenajeados.

Por Luis Carlos Sánchez


lctl

¿Te gustó este contenido?