Al acecho de la maldad

El nieto del pacifista hindú habló con El Heraldo Radio sobre las enseñanzas de su antepasado, con quien vivió desde que tenía 12 años

UNA VIDA EN EL SABER. En 1987, Arun se trasladó a Estados Unidos junto con su esposa, Sunanda. Foto: Cortesía Marco Antonio Gutiérrez
UNA VIDA EN EL SABER. En 1987, Arun se trasladó a Estados Unidos junto con su esposa, Sunanda. Foto: Cortesía Marco Antonio Gutiérrez

Mahatma Gandhi pensaba la ira como una suerte de electricidad. Un rayo de fuerza tal que puede ser tan destructivo como constructivo, y modificar el rumbo de una civilización compleja como la actual. El coraje mal focalizado es el origen de muchas de las guerras y muertes de la historia universal.

La gente está enojada porque lo que ven no les gusta, no quieren que suceda algo y se enojen y quedan frustrados, lo que es muy negativo porque usar la ira no ayuda a nadie. Gandhi me enseñó la diferencia importante cuando me dijo que la ira es como la electricidad, hay que usar esa electricidad para el bien de la humanidad, usar la ira con la inteligencia, advierte Arun Gandhi (1934), el quinto nieto del Mahatma Gandhi, líder de la India que practicó la desobediencia civil no violenta.

En entrevista para el noticiero de Sergio y Lupita en El Heraldo Radio, durante la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, el activista social dijo que ésta es apenas una de las tantas enseñanzas que su abuelo le dejó como legado para la vida. Aprendizajes compilados en el libro El don de la ira. Y otras lecciones de mi abuelo (Océano) donde se vale de memorias de la convivencia diaria con su antepasado para rescatar su filosofía sobre la paz.

La publicación, detalló, busca preservar el legado del abogado y político indio reconocido internacionalmente por reivindicar la independencia de la India sin violencia, sucedida en agosto de 1947, apenas cinco meses antes de que su impulsor fuera asesinado.

Es importante para nosotros preservar el legado porque mi abuelo nos enseñó a enfrentar conflictos de una manera civilizada. Hoy la gente cree que es civilizada porque tiene riqueza, pero lo que enseñó Gandhi es que había una mejor forma de enfrentar el conflicto, añadió Arun Gandhi, fundador del Instituto MK Gandhi para la No Violencia.


COMPENDIO. El libro está constituido por 11 lecciones y un epílogo. Foto: Cortesía Marco Antonio Gutiérrez

El origen del libro, recuerda, data de hace más de 30 años cuando llegó a Estados Unidos y comenzó a divulgar las ideas de su abuelo en conferencias públicas. La gente le pedía algún libro al respecto sin que hubiera uno. Cuando propuso a las editoriales publicar estas memorias, ninguna creyó que tuviera éxito en el mercado. Entonces decidió editarlas, imprimirlas y promoverlas solo.

Hasta hace unos meses, un editor de Océano lo invitó a llevar su libro, casi artesanal, a un mercado mayor. Cuando llegué a Estados Unidos, la gente se enteró que era nieto de Gandhi y quería conocer su filosofía; fue cuando empecé a hacer presentaciones y me pedían un libro. Escribí un libro y lo presenté a distintas editoriales pero me decían que no había interés, rememora.

Si bien, el ensayo refleja en un sentido amplio el pensamiento de Gandhi, su nieto señala que uno de los principales temas es el manejo de la ira, no sólo a nivel individual sino en el alcance de una nación. La ira entendida no sólo como violencia física, sino la agresión emocional al otro.

El libro está integrado por diez lecciones precisas sobre el buen vivir y desde las memorias de la infancia, reflexiona sobre la codicia, la discriminación, el fanatismo, el terrorismo, el consumismo y la violencia.

Aprender a usar –insiste el activista político- la ira es el propósito de este libro, hacer que la gente aprenda a utilizar la ira, que es natural, para hacer propositivos más constructivos.

Por: Redacción El Heraldo de México

abr

¿Te gustó este contenido?